Científicos plantean nueva técnica para alimentar a los animales

Científicos del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) proyectan generar productos alimenticios para animales, como aceites y concentrados proteicos, usando desechos de pesquerías y de la acuicultura.
La investigadora Elena Palacios Mechetnov detalló que el objetivo es utilizar lo que se tira en el mar como vísceras, intestinos, gónadas, ojos y cabeza de pescado, calamar, almeja y camarón para obtener aceite y concentrados de proteína para alimentar camarones, peces, gallinas, conejos, cabras y vacas.

El proyecto, que lleva tres años de operación, concluyó las fases de experimentación con camarones, conejos y gallinas, mencionó la especialista en un comunicado del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El plan se encuentra listo a nivel de planta piloto, por lo que ahora se trabaja en probar los resultados a nivel industrial en una fábrica productora de harina y aceite.

Como parte de los resultados, se encontró que el camarón prefiere las vísceras de calamar o almeja a la comida hecha con soya o cereales, debido a que los camarones comen desechos y restos de organismos muertos en el fondo del mar. Además presentan un mayor crecimiento y tolerancia al estrés, comentó Palacios Mechetnov.

Para producir el alimento derivado de los desperdicios del mar, la especialista explicó que dos de los métodos empleados son el congelamiento de las vísceras para luego procesarlas en una planta productora de alimentos.

Otro método consiste en un proceso de secado limpio, donde no se degrada ni contamina con agentes externos.

Después del secado o el congelado, la materia prima pasa por un proceso en donde no se deben alcanzar temperaturas mayores de 40 o 50 grados centígrados, para evitar la degradación de lípidos, pues la idea es tener procesos que no presenten demasiadas pérdidas.

La investigación también demostró que algunos de los subproductos producían una pigmentación amarilla e incluso naranja en la yema de los huevos de la gallina, pues éstos presentaban omega 3 de 20-22 carbonos, mucho más altos que los huevos normales, incluso más que los llamados huevos de rancho.

De acuerdo con la investigadora esto se debe a que en realidad la gallina come gusanos, escarabajos, insectos en general, y no plantas, que es lo que comúnmente se les da de comer, de modo que cuando come gusanos, los huevos con de mejor calidad.

Para la especialista, este proyecto representa una ventaja social y económica tanto para los pescadores como para la gente que produce alimento, además de que constituye una ventaja para las personas que los van a consumir.

“También es una ventaja ecológica, porque dejamos de pescar peces que ya se están acabando y estamos utilizando al 100 por ciento los desechos”, agregó.

La científica comentó que la producción de calamar, almeja y camarón en Baja California Sur asciende a 50 mil toneladas, por lo que los desechos –cabeza de camarón, vísceras de almejas y de calamar– representan alrededor de 20 mil toneladas, que con este sistema se pueden aprovechar.

NTX

Dejar un comentario