Ancestros humanos comenzaron a cocinar alimentos al controlar el fuego

Los seres humanos se habrían adaptado a cocinar alimentos en su evolución mucho antes de lo que se pensaba, entre cinco y siete millones de años atrás, probablemente después de que aprendieron a controlar el fuego, sugieren científicos.
De acuerdo con los resultados de un nuevo estudio, la capacidad de cocinar los alimentos requiere habilidades mentales avanzadas y está profundamente arraigada en las personas debido a que surgió en los ancestros humanos hace millones de años.

Un equipo de especialistas llevó a cabo experimentos con chimpancés -que evidentemente no pueden cocinar- para intentar comprender cuando los seres humanos desarrollaron esa habilidad que requiere de varias capacidades mentales.

Otros animales tienden a empezar a comer cualquier alimento que encuentran o cazan enseguida, pero los humanos pueden almacenar y cocinar su comida, incluso si tienen bastante hambre porque saben que si esperan lo que finalmente comerán tendrá mejor sabor.

Parece que la capacidad de las personas para sonar sus labios ante la perspectiva de una deliciosa comida, bien preparada, es -como la producción de arte, el desarrollo del lenguaje y la creación de tecnologías- algo exclusivamente humano.

El doctor Felix Warneken, de la Universidad de Harvard, y su equipo lleva a cabo un concurso de simios MasterChef en el cual realizaron una serie de experimentos con chimpancés para determinar si tenían las habilidades cognitivas necesarias para ser cocineros.

Buscaron determinar si los chimpancés preferían los alimentos cocidos o crudos, si podían esperar hasta que se cocinaran y si ellos ponían la comida cruda en una caja que los investigadores cambiaban por otra con productos guisados, y “pasaron todas estas pruebas y más”.

En un artículo publicado en la revista especializada The Royal Society, el doctor Warneken explica que los chimpancés no podrían cocinar por dos razones principales, la primera de ellas es porque son incapaces de controlar el fuego.

El segundo factor, y que se considera clave, tiene que ver con “habilidades sociales” que los chimpancés no poseen como la confianza, pues siempre temen que los demás miembros de su grupo les roben su comida mientras se preparan para cocinar.

Según el especialista, los experimentos muestran que la mayoría de las habilidades mentales necesarias para cocinar se originaron en los antepasados humanos entre cinco y siete millones de años atrás.

Lo que suscitó la aparición de las artes culinarias fue el uso controlado del fuego, pero también, la capacidad de los seres humanos de confiar en que otras personas no agarrarán sus alimentos cuando estén de espaldas.

“La confianza es otro componente para que el cocinar se convirtiera en una práctica de grupo social”, afirma Warneken y añade que a ésta se suman las capacidades psicológicas individuales cuando cada persona se concentra en “experimentar” (cocinar) sus alimentos.

NTX

Dejar un comentario