Ucrania anuncia un alto el fuego permanente en el Este del país

La Presidencia de Ucrania anunció hoy que se ha llegado a un acuerdo de alto el fuego permanente en el este del país tras la conversación telefónica que mantuvieron esta mañana el presidente ucraniano, Petró Poroshenko, y su homólogo ruso, Vladímir Putin.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, había avanzado que los líderes de ambas naciones habían tenido un primer contacto telefónico en el que “intercambiaron opiniones sobre lo que hay que hacer en primer lugar para poner fin cuanto antes al derramamiento de sangre en el sureste” de Ucrania.

La Presidencia de Ucrania anunció más tarde que se ha llegado a un acuerdo de alto el fuego permanente.

No obstante, Peskov, ha puntualizado tras la emisión del comunicado ucranio que “Putin y Poroshenko trataron realmente los pasos para favorecer un alto el fuego entre las milicias y las fuerzas ucranianas. Pero Rusia no puede acordar el alto el fuego porque no es parte en el conflicto armado “, ha precisado Peskov a la agencia RIA Nóvosti.

El comunicado de la Presidencia ucraniana señalaba por su parte que “el resultado de la conversación ha sido un acuerdo sobre un alto el fuego permanente en el Donbass (región que abarca las rebeldes regiones de Donetsk y Lugansk)”. La nota subrayaba que “se alcanzó un entendimiento mutuo sobre los pasos a seguir que ayudarán a establecer la paz” en la zona del conflicto armado.

Es decir, las mismas palabras y las mismas intenciones, pero distintas posturas públicas a la hora de abordar un comunicado público: mientras Ucrania anuncia el alto el fuego, Rusia prefiere seguir hablando de una posibilidad de tregua.

El anuncio ucranio, ante el cual los mercados han reaccionado inmediatamente, se produce mientras tiene lugar una exitosa contraofensiva de las milicias prorrusas en el este del país, que en poco más de una semana han recuperado decenas de localidades controladas por las fuerzas de Kiev y han abierto un tercer frente en el sur de la región de Donetsk. El acuerdo llega también en vísperas de que la Unión Europea apruebe una nueva ronda de sanciones contra Rusia por su creciente intervención en la crisis de Ucrania.

El miércoles de la semana pasada los presidentes de los países en conflicto mantuvieron en la capital bielorrusa, Minsk, su primer “cara a cara” desde el estallido del conflicto en las regiones orientales ucranias de Lugansk y Donetsk, donde acordaron reanudar las reuniones de del Grupo de Contacto (Ucrania, Rusia y la Unión Europea, con representantes de la milicias prorrusa) para el arreglo del conflicto.

Rusia y Ucrania también decidieron cooperar en el suministro de ayuda humanitaria a la ciudad de Lugansk, controlada por los rebeldes pero sitiada por las fuerzas gubernamentales desde hace semanas.

“Los jefes de Estado intercambiaron opiniones sobre lo que hay que hacer en primer lugar para poner fin cuanto antes al derramamiento de sangre en el sureste” de Ucrania, declaró el portavoz de Putin, Dmitri Peskov. Más tarde, Putin admitió: “no quiero adelantarme a los acontecimientos, pero hemos alcanzado acuerdos concretos al respecto”. Según dijo después Peskov, los puntos de vista de los presidentes sobre las posibles vías para salir de esta grave situación de crisis eran, en gran medida, coincidentes.

Obama acude a Europa a reforzar lazos

Mientras tienen lugar estas conversaciones, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha acudido hoy a Tallín, capital de Estonia, para abordar el conflicto en Ucrania, donde ha señalado que el acuerdo es “una oportunidad”, pero sólo si Rusia lo apoya. Las tres antiguas repúblicas soviéticas del Báltico -Estonia, Letonia y Lituania, todas ellas miembros de la OTAN- habían pedido incrementar la presencia militar de la OTAN en sus respectivos territorios por el conflicto, y Ucrania también había pedido su ingreso a la Alianza Atlántica.

Tras su estancia en Estonia, el presidente estadounidense irá a la cumbre de la OTAN, en Gales (Reino Unido), con el objetivo de reforzar la alianza con Europa frente a las acciones de Rusia en Ucrania y mejorar la estructura de defensa colectiva.

“Está cargado de simbolismo político el hecho de que el presidente de Estados Unidos venga a Estonia directamente desde Washington para luego seguir viaje a la cumbre de la OTAN en Gales”, declaró en vísperas de la visita de Obama el ministro de Exteriores estonio, Urmas Paet.

Expansión

Dejar un comentario