Se salvaron del ataque al museo escondidos durante más de 12 horas

El ataque al museo de Bardo en Túnez ya había terminado, ayer a la tarde, con un saldo de más de 20 muertos, en su mayoría turistas. Dos españoles estaban entre las víctimas. Pero había dos más que no aparecían. Entrada la noche nadie podía locarlizarlos. El crucero de la línea Costa en el que habían llegado avisó que nunca regresaron a la nave. Eras las siete de la tarde y entonces se pensó lo peor: o estaban muertos o heridos. Pero esta mañana, aparecieron en el barco. Durante más de 12 horas, permanecieron escondidos en el propio museo, salvando así su vida del atentado terrorista.

Así lo confirmó hoy el canciller español José Manuel García Margallo en una rueda de prensa celebrada en Valencia. Contó que los dos ciudadanos españoles se presentaron esta mañana en el crucero, que ayer decidió no zarpar en espera de tener noticias sobre los desaparecidos.

Según el relato del ministro, basado en la información proporcionada por la naviera y por la embajada de España en Túnez, los dos españoles estuvieron ocultos en el propio museo por miedo a que siguieran los enfrentamientos como los que presenciaron cuando se ocultaron para no verse envueltos en el ataque.

Los dos españoles localizados son Juan Carlos Sánchez y Cristina Rubio, embarazada de cuatro meses. Ambos residen en la localidad valenciana de Sueca.

García Margallo se mantuvo durante todo el día de ayer en contacto con los familiares de estos dos españoles, a los que a primera hora de la mañana, primero de forma extraoficial y luego confirmado, les comunicaron que estaban ocultos en el museo.

La historia de Juan Carlos y Cristina tuvo final feliz. Pero la suerte de la otra pareja de españoles dejó sin consuelo a toda España. El matrimonio Cirera Sánchez viajó a Túnez en el cruceo de la línea Costa para festejar sus 50 años de casados. Era un regalo de sus hijos, que ahora han viajado a la capital tunecina para repatriar los cuerpos de sus padres.

La Vanguardia

Dejar un comentario