Reciclaje de residuos electrónicos, oportunidad para nuevos negocios

El mercado del reciclaje de productos electrónicos, que en el mundo tiene un valor de alrededor de tres mil millones de dólares, representa una ventana de oportunidad para la creación de negocios y formas de innovación, coincidieron especialistas, representantes de la industria y funcionarios.

En el marco de la inauguración del foro sobre el ciclo productivo del Reciclaje de Residuos Electrónicos en México, el director nacional de Relaciones Gubernamentales de la Canieti, Javier Altamirano, subrayó que en 2013 las ventas y empleo de las empresas que participan en este sector registraron un incremento debido a esta práctica.

“Con datos de 2013, diversas empresas del sector electrónico y exportador crecieron gracias al reciclaje en ventas y empleo, crearon más de dos mil empleos e invirtieron una fuerte cantidad de dólares en esta nueva forma de hacer negocios”, expuso el directivo de la Cámata de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti).

Refirió que la Organización Mundial del Comercio calcula en tres mil millones de dólares el mercado relacionado con el reciclaje de productos electrónicos.

Esta actividad, expplicó, contribuye a desarrollar tecnología de primer nivel dado el grado de precisión que se requiere en sus procesos de manufactura.

“De ahí la importancia de este tipo de actividades de los sectores eléctrico y electrónico para poner en marcha el tema del reciclaje al 100 por ciento en el país”, aseguró.

En su oportunidad, el director general de Fomento Ambiental, Urbano y Turístico de la Semarnat, Carlos Sánchez Gasca, enfatizó que en un mundo en donde los recursos naturales son finitos, el único camino a seguir es la utilización eficiente de los residuos electrónicos.

Refirió que la vida útil de una computadora se ha reducido a dos años, lo cual no está alineado al objetivo de disminuir la generación de residuos.

Además, precisó, en el proceso de manufactura de una computadora portátil se utiliza 70 por ciento de la energía que usa a lo largo de su vida útil.

“Se generan 80 toneladas de residuos por cada onza de oro que es extraída para la elaboración de estos productos. En la construcción de un microchip se requieren de 35 a 40 litros de agua para su elaboración”.

En cuanto a los padrones actuales del consumo de aparatos eléctricos y electrónicos, puntualizó, se estima que por cada habitante se colocan en el mercado 13 kilogramos de aparatos y para 2018 habrá casi 1.4 dispositivos móviles por habitante en el planeta.

“En el tema de residuos electrónicos se pueden encontrar más de mil sustancias, incluyendo algunas peligrosas, el manejo integral de los residuos electrónicos, que incluya su adecuada recolección y favorezca su reciclaje, tratamiento y la disposición final adecuada, es fundamental”.

En ese contexto, añadió, se debe definir el costo-beneficio de las acciones necesarias para asegurar el aprovechamiento máximo de los residuos electrónicos, el reciclaje y la reutilización de los materiales re-aprovechables y la disposición final de los que no se pueden utilizar.

“El marco legal actual invoca la voluntad de los fabricantes para que se responsabilicen en el manejo de los residuos resultantes de sus procesos a través de planes de manejo específicos”.

Sin embargo, subrayó, este esquema voluntario no ha sido suficiente para reducir el problema ambiental, social y económico que ocasiona la disposición inadecuada de estos residuos.

La responsabilidad compartida en la materia funciona, enfatizó, pero la situación actual requiere de compromisos puntuales, tales como el diseño y la política de disposición final adecuada de estos residuos.

“Estos esquemas pueden distribuirse entre la responsabilidad de los actores involucrados, colocar toda la responsabilidad en la autoridad no va a funcionar y de seguir así no habrá presupuesto que alcance para alcanzar los objetivos”.

La directora General del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), María Amparo Martínez Arroyo, refirió que en 2014, alrededor de 358 mil toneladas de residuos electrónicos se generaron en el país.

“Si uno se da cuenta que todas estas posibilidades no se están aprovechando, nos da mucha preocupación que estas toneladas se sigan acumulando. Tenemos toda la conciencia y condiciones para darle un cambio a esto, tenemos una norma para tratar estos residuos pero nos falta una acción conjunta”.

El reciclaje de este tipo de productos puede representar un beneficio para la población y el sector empresarial en la medida que exista una regulación y un cambio de cultura en el manejo adecuado desde que se producen, consumen y desechan.

“Debemos influir en la producción y uso para que su reciclaje y desecho forme una cadena virtuosa y no sea un problema mayor”, añadió en el foro organizado en conjunto con la Cámara Nacional de la Industria de Tecnologías de la Información (Canieti).

Refirió que, si bien México es parte de varios tratados internacionales en los que se compromete en evitar la utilización de algunas de las sustancias que contienen aparatos electrónicos, tales como compuestos orgánicos persistentes como mercurio o metales pesados, que con un mal manejo se van al ambiente, a la atmósfera y en general a los suelos, aun falta mucho por hacer.

“Cuando tenemos aparatos cada vez más complejos y que no se van a eliminar de nuestra vida y se van a seguir produciendo es insensato no tener al mismo tiempo las medidas, la infraestructura y la tecnología que nos permita seguir con esto de una manera sustentable”.

Refirió que del 100 por ciento de los desechos electrónicos en México, sólo 10 por ciento se recicla, 40 por ciento está en casa, y 50 por ciento se va tal cual a los tiraderos.

“Con un mal manejo muy rápidamente la cantidad de sustancias que tienen van a empezar a afectar el ambiente con la agravante que no sabemos que pasa cuando esos compuestos se encuentran en el ambiente y hacen sinergia”.

En ese sentido, dijo, los desechos electrónicos que se generan con el cada vez más popular uso de dispositivos como tabletas, teléfonos celulares y computadoras, es fundamental la participación conjunta de empresarios, gobierno y sociedad civil.

“Tenemos ante nosotros un problema que está claro, tenemos mucha investigación y la información, sabemos cuales son las alternativas, lo que hace falta es que los gobiernos, empresarios, la opinión publica nos pongamos de acuerdo y actuemos”.

NTX

Dejar un comentario