Realizan estudios especializados para determinar marcadores genéticos

321

El Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del IMSS Jalisco realiza estudios especializados para determinar marcadores genéticos que sentarían las bases para establecer la progresión que tendrían lesiones malignas en pacientes diagnosticadas con cáncer cérvico-uterino.

El estudio experimental más reciente estuvo a cargo de Luis Alberto Torres Reyes, quien realizó su tesis de Doctorado en Ciencias Biomédicas en la División de Inmunología del CIBO, bajo la tutoría de la investigadora Adriana del Carmen Aguilar Lemarroy, el cual recientemente recibió el Premio Estatal de Innovación, Ciencia y Tecnología Jalisco otorgado por el gobierno del estado.

Aguilar Lemarroy dijo que la expresión de una familia de proteínas conocidas como GRHL 1 y GRHL 2 fueron evaluadas en células derivadas de pacientes con cáncer cervico-uterino tanto del Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO) del servicio de Oncología, como del Centro Médico Nacional Siglo XXI.

Indicó que fue interesante estudiar un grupo de proteínas o factores de transcripción “que prácticamente se perdían o se veían muy disminuidas en células de pacientes con cáncer cervico-uterino, que en células normales o sin lesiones malignas se expresan en niveles normales”.

Agregó que estos grupos de proteínas se vieron reducidos ampliamente en pacientes ya diagnosticadas con la enfermedad oncológica, comparadas con otras células de mujeres con lesiones grado uno y grado dos e incluso del grupo sano o de control en quienes estaban casi ausentes.

A su vez, Torres Reyes expresó que a medida que la enfermedad se presentaba, “estos factores de transcripción disminuían, está la hipótesis de que conforme el grado de lesión avanza se observa una producción menor de este grupo de proteínas”.

Manifestó que dichas proteínas regulan e intervienen en la función de otras proteínas para que las células se mantengan bajo condiciones de normalidad y no se transformen de forma irregular.

Comentó que en la metodología de la investigación se evaluaron alrededor de 50 biopsias de mujeres ya con la enfermedad del cáncer cervico-uterino, un grupo de 30 más con lesiones grado uno e igual número con lesiones grados dos, y aproximadamente 20 muestras de mujeres sin ningún tipo de afectación.

Resaltó que para establecer este resultado se realizaron cortes histológicos de biopsias, y se utilizaron técnicas especializadas como los microarreglos para observar el comportamiento celular.

Aguilar Lemarroy señaló que en la fase del doctorado, se trabaja en dos vertientes de esta línea de investigación: “en la posibilidad de generar un remplazo de estas proteínas introduciendo de forma externa factores de transcripción disminuidos, para restablecer su expresión en las células”.

Asimismo, añadió, se determinó ampliar la muestra a fin de establecer bases para poder suponer la evolución que tendrían en los próximos años, pacientes con cáncer de cérvix, sobre todo en primeras fases.

“Sobre todo en lo que se refiere a la progresión de las lesiones cervicales, probablemente, y que es en lo que estamos, pudiera servir como un método de pronóstico de la lesión si esta pudiera llegar a avanzar o progresar o no”, finalizó.

NTX

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.