Ingenieros crean dispositivos terapéuticos para menores con autismo

Dispositivos electrónicos para menores que padecen autismo, desarrollados por seis egresados de la carrera de Ingeniería en Tecnologías Electrónicas (ITE) del Tecnológico de Monterrey en Guadalajara se entregaron aquí en apoyo a 310 niños.

La institución educativa informó que los aparatos fueron inventados por Arturo Hernández Martínez, José Kaled Ávila Name, María Dolores Elías Contreras, José Luis Valera Lizárraga, José Manuel Beltrán Loreto y Miguel Alejandro Alvarado Vázquez Mellado.

Señaló que los ahora egresados iniciaron su proyecto cuando aún eran alumnos, y lanzaron la campaña navideña “Yo soy Santa” que implementaron a finales de 2014 con su empresa Ludaby, a través de la cual reunieron fondos y donaciones de empresas y particulares.

La meta de esa actividad era regalar la mayor cantidad posible de estos objetos terapéuticos que crearon con el objetivo de mejorar el aprendizaje y la comunicación de los menores con autismo de todo el país.

Manifestó que acumularon 310 patrocinadores para que el mismo número de familias fueran beneficiadas, por lo que a inicios de 2015 efectuaron la manufacturación de los dispositivos, luego de cerrar el periodo de recaudación de recursos.

“Durante el verano finalizaron la entrega a las familias beneficiadas para empezar con el seguimiento a los aspectos terapéuticos”, dijo.

La convocatoria incluyó a diversas asociaciones que tratan esta enfermedad en 30 estados de México. Cada institución nominó a 10 niños que cumplieran el perfil y los psicólogos y terapeutas asociados a Ludaby asignaban el aparato, concebido asimismo como un juguete, que más se ajustara a cada niño, explicó.

Los aparatos son un auxiliar en las terapias, al proporcionar experiencias educativas asertivas para los niños, y los ayudan con estímulos visuales o táctiles, al reforzar habilidades básicas, lo que favorece asimilar conceptos.

Por su parte, José Kaled Ávila Name, EXATEC co-fundador de Ludaby, refirió que la campaña repartió dos dispositivos en particular, cada uno con un personaje con nombre propio: Víctor visual (cubo visual) y Tati táctil (línea táctil). Ambos ofrecen terapia basados en estimulación sensorial.

“La idea es que esto nos permita que el aprendizaje sea más sencillo. Si bien fueron validados antes, ahora están en casa de estas familias. Dependiendo de cada niño, algunos aprenden más de forma visual o táctil”, puntualizó.

NTX