metro-linea-12-fallas

Detectó SYSTRA fallas de construcción en soldaduras y en los rieles y contrarrieles

De acuerdo con el informe a las vías de la Línea 12 del Metro que entregó la empresa SYSTRA, se encontraron serios problemas de construcción y diseño que refieren al terminado irregular de las soldaduras para unir los rieles y la insuficiente separación entre el contrarriel y el riel lo que generan un importante deterioro de ruedas y de la vía al generar el desgaste.

En el análisis del documento, también se destaca que las soldaduras aluminotérmicas presentan terminados irregulares que inciden en la marcha de los convoys y cuya función es la de unir las vías cada 18 metros.

Ese mal terminado, precisa el estudio, es un defecto de construcción, ya que desde el momento de realizarlas no se verificó que su geometría fuera la adecuada, que estuvieran plana o con hendiduras y no sobresalieran respecto al nivel del riel para no golpear y dañar la rueda.

Con relación al análisis que efectuaron a las curvas cerradas, encontraron que el peralte llega a alcanzar 170 milímetros, cuando el diseño establece 160. Esto implica que los esfuerzos del balasto, en la cabeza del durmiente de la fila baja son elevados y ello se ha comprobado por el desgaste del hormigón en la cabeza del durmiente para la incrustación del balasto.

Otro de los errores cometidos por el consorcio constructor ICA-CARSO-Alstom, es la consistente apertura entre los rieles colocados en las 19 curvas menores a 300 metros del viaducto elevado.

La distancia entre ambos no es suficiente para que la rueca circule de manera libre, por lo que cada una de éstas golpea con el contrarriel en la parte que se acorta más en la distancia. El efecto del golpeteo es que la rueda es empujada hacia el lado contrario con lo que se genera un deslizamiento transversal que daña la forma de cono de la rueda.

El daño que se realiza a las ruedas y a los rieles, con la consecuente vibración y movimientos anormales del tren, configuran lo que varios han llamado una reacción en cadena, es decir, el daño que se va generando a cada uno de los componentes de las vías y que dio como resultado el cierre de 11 estaciones.

El sistema de Transporte Colectivo Metro, informó que el consorcio constructor sólo realizó el 21 y 30 por ciento de sus metas de mantenimiento en materia de realineación y renivelación de la vía, conforme al reporte de diciembre de 2013 de la supervisora CONIISA.

La Crónica de Hoy

Dejar un comentario