Crean dispositivo para definir fluidos en industrias

0 23

Un grupo de científicos de la UNAM desarrolló un instrumento para caracterizar fluidos que se utilizan en diversas industrias como la farmacéutica, petrolera, de pinturas, alimentos, lechera y de la construcción.

Los especialistas crearon un reómetro electromagnético de bajo costo para fluidos newtonianos y no newtonianos y, en particular, para los adelgazantes, que combina dos tipos de movimientos, detalló la Universidad Nacional Autónoma de México en un comunicado.

Además, los científicos crearon un reómetro electromagnético de esfera giratoria en sedimentación, el cual está en proceso de patente.

El investigador del Instituto de Ingeniería, Francisco Antonio Godínez Rojano, explicó que los newtonianos son fluidos que se definen por una relación lineal entre el esfuerzo y la velocidad de deformación, mientras que los no newtonianos no siguen la misma ley que planteó Isaac Newton.

“Nos interesó, en específico, caracterizar fluidos adelgazantes. Su particularidad es que al aplicarles una deformación a cierta velocidad presentan un ‘adelgazamiento’ o disminución en la viscosidad. Ejemplo de ellos son la leche, la pintura o la sangre humana”, abundó.

Para lograr esa deformación, el dispositivo se basa en la caída de una esfera a través del fluido a caracterizar, al combinar ese movimiento con otro rotacional.

Godínez Rojano, junto con los especialistas del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM, Roberto Zenit, y de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, Eric Lauga, utilizaron un par de bobinas de Helmholtz, un arreglo de alambres enrollados por los cuales pasa una corriente eléctrica para generar un campo magnético.

En tanto, la esfera en el fluido está equipada con un imán en el centro. Al conectar y hacer rotar a las bovinas, el imán no sólo se enfila con sus líneas de campo, sino que también gira.

Así se combinan ambos movimientos: uno rotacional y otro de sedimentación. Con esto es posible ajustar modelos reológicos para obtener las propiedades o características que distinguen a cada fluido adelgazante, explicó el científico.

La novedosa idea de combinar esos movimientos llevó a la solicitud de la patente que ya obtuvo el primer visto bueno por parte del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI); ahora se realizará un análisis a profundidad del instrumento.

Godínez Rojano comentó que a pesar de que ya existen dispositivos comerciales, el suyo podría ser más económico.

“El nuestro podría ser más económico, de cientos de miles y hasta más de un millón de pesos, a menos de 100 mil”, agregó.

En cuanto se obtenga la patente, el siguiente paso será comercializarlo, ya sea a través de una transferencia de tecnología a una empresa o mediante la creación de una propia en el Instituto de Ingeniería. Además, se espera obtener la patente en Estados Unidos y Europa.

NTX

Deja una respuesta