Cañeros piden solución negociada en tema de azúcar

El presidente de la Unión Nacional de Cañeros (UNC), Carlos Blackaller, se pronunció por una solución negociada en el tema del azúcar con Estados Unidos, pues de no hacerlo las pérdidas anuales serían de alrededor de tres mil millones de pesos.

En entrevista con Notimex, destacó que de no alcanzar una óptima negociación, el gobierno mexicano debe imponer aranceles a las importaciones de fructosa de maíz procedentes de esa nación o en su defecto concertar un Acuerdo de Suspensión similar al que se aplicó en el caso del tomate –suspensión de investigación antidumpimg -.

“De prevalecer estas cuotas, el gobierno mexicano debe tomar una decisión dura y establecer condiciones a las importaciones de jarabe de maíz de alta fructosa”, argumentó.

Resaltó que es la única salida que tiene la producción de azúcar mexicana, lo que generaría menos pérdidas.

En una decisión unilateral, el Departamento de Comercio de Estados Unidos impuso cuotas compensatorias preliminares, que van de 2.99 a 17.01 por ciento, a las exportaciones de azúcar mexicana, como resultado de la determinación en la investigación por subsidios en contra del producto nacional.

Para Blackaller, dicha medida es realmente preocupante, ya que se llevó a cabo con base en argumentos artificiales; “Lo veo como un bullying azucarero” contra los productores mexicanos.

Sin embargo, recordó que como la sentencia es preliminar hay tiempo para negociar, ya que la imposición de los aranceles se ratificaría en enero de 2015 para empezarse a aplicar en marzo del mismo año, mes en que iniciarían las afectaciones directas al sector mexicano.

Detalló que de ser ratificada la medida afectaría a 500 mil empleos directos y más de dos millones de plazas indirectas en 15 estados y 230 municipios del país.

El presidente de la UNC subrayó que el descontento de los productores estadounidenses es que el azúcar mexicana es competitiva, de calidad y con alta eficiencia en la logística de abasto, lo que la colocó en la preferencia de los consumidores de ese país.

Refirió que México genera seis millones del endulcorante para consumo interno y entre 1.5 y 1.7 millones de toneladas anuales de excedentes, de los cuales alrededor de 85 por ciento se destina a Estados Unidos.

Indicó que si bien México tendría la posibilidad de replantear sus excedentes en el mercado mundial, la realidad es que sería a “precios muy castigados” y con una pérdida cercana a los dos mil 500 pesos por cada tonelada, lo que implica pérdidas de tres mil millones de pesos.

“Si aplican el arancel, implica que México no podrá exportar, por lo menos, alrededor de 1.5 millones de toneladas de excedente de azúcar al mercado de Estados Unidos”.

Asimismo, advirtió, si bien el precio del endulzante disminuiría en el mercado interno, sería a costa de la quiebra de toda una cadena agroindustrial que da empleo a 500 mil personas directamente, además de generar un desorden comercial.

El directivo recordó que el mercado de Estados Unidos es deficitario en la producción de azúcar y tiene que realizar importaciones por más de 2.5 millones de toneladas para abastecer su consumo nacional.

Por otra parte, los productores mexicanos son afectados con la entrada de fructosa de maíz de Estados Unidos, la cual se obtiene de un maíz subsidiado y lo exportan a México a muy bajos precios, lo que significa el desplazamiento del azúcar nacional en un volumen cercano a un millón 300 mil toneladas.

Por ello, insistió en que “debería darse una reacción por parte de las autoridades del país en contra de las importaciones de fructosa de maíz de Estados Unidos, y de esa manera que cada país utilice el edulcorante que cada uno produce”, aunque la apuesta es por una negociación que permita un desarrollo entre ambas partes.

Finalmente, Carlos Blackaller reiteró que la actual situación en el tema “nos tiene preocupados y queremos que nuestro gobierno acuda a todos los mecanismos que tiene a su alcance”.

“El gobierno tiene todo nuestro apoyo, pero debe actuar para defender la soberanía y los derechos que corresponden a los productores mexicanos, tanto de azúcar como de caña”, añadió.

NTX

Dejar un comentario