TACO

Apuesta mexicana a sus raíces con Taco Mobile en Bélgica

Cuando la casa de edición donde trabajaba en Bélgica tuvo que cerrar las puertas, hace un año, Selene Ruiz buscó inspiración en su México natal para dar la vuelta a la crisis y creó Taco Mobile, el primer “food truck” de tacos del país europeo.

“Pensé en los tacos primero porque a mí me encanta comer tacos y aquí no hay. Me parece increíble que en Bruselas no haya ninguna taquería, nada realmente mexicano, nomás unos texmex”, dijo a Notimex en su cocina, mientras troceaba una pechuga de pollo que llenaría un plato de enchiladas.

Licenciada en marketing y comunicación en México, Selene se apoyó en las lecciones del máster en Economía y Negocios que había cursado al llegar a Bélgica, hace seis años, para diseñar su proyecto.

Para ponerlo en marcha contó con la ayuda del Village Partenaire, un organismo del gobierno belga que ofrece orientación y apoyo gratuitos a nuevos emprendedores y que le dirigió a cursos de formación en restauración y hostelería, también gratuitos.

“La cocina es una tradición en mi familia, así que ya sabía cocinar y me encanta. Pero las formaciones me han enseñado a hacerlo en grandes cantidades, a organizarme”, contó a la vez que trituraba unos tomates verdes para la salsa.

Los cursos de restauración también le ayudan a encontrar la mejor manera de adaptar los diferentes tipos de cocción de los platos mexicanos a los medios de los que dispone en Bruselas.

Selene señaló que su mayor dificultad es encontrar la materia prima para sus recetas.

“Para recrear los sabores auténticos, el secreto son los ingredientes. Tienes que partir de ingredientes buenos para que (los platillos) te salgan lo más parecido (a los que se comen en México”, afirmó rellenando las tortillas de maíz que trae desde España.

Los tomates verdes vienen de Holanda, por intermedio de un importador mexicano.

Sin embargo, los demás vegetales los compra en un mercado biológico cerca de su casa y las carnes en una cooperativa belga.

“Es muy difícil encontrar productos mexicanos aquí en Bélgica y no se puede estar importando todo, incluso por el impacto ecológico que eso tiene. Al final tienes que trabajar con los ingredientes que hay acá”, sostuvo la emprendedora, defensora de la restauración durable.

Por eso, durante los largos meses de invierno que están por empezar sus platillos llevarán menos tomate.

También apenas llevan queso, porque Selene no ha encontrado en Bélgica uno con sabor similar al del mexicano.

La camioneta de 1984 que le servirá de “food truck” sigue en el taller para ser adaptada y podría estar lista en febrero de 2015.

Mientras, Selene ha empezado a realizar caterings (servicios de banquetes a domicilio) y a vender sus platillos en puestos en mercadillos locales, siempre con la ayuda de Oli, su marido belga “más mexicano que muchos mexicanos”.

“Empezamos en junio y en todos los puestos que hicimos hasta ahora se ha ido todo”, aseguró contando que un día de puesto le puede dar un beneficio de 300 euros netos.

La camioneta dará más flexibilidad a la pareja, que pretende llevar sus tacos a festivales y a parques industriales a la hora del almuerzo, “para que la gente tenga más opciones nutritivas y sabrosas que no cuestan caro”, agregó Selene.

NTX

Dejar un comentario