ucrania2

Rusia acusa a Ucrania de haber bombardeado su territorio

Rusia ha acusado este domingo a Ucrania de haber bombardeado su territorio con el resultado de un muerto y dos heridos, lo que ha calificado de “acto de agresión”.

Moscú acusa a Kiev de bombardear con artillería la población de Donetsk, en la región de Rostov y situada sober la frontera común (no confundir con la ciudad de Donetsk, en la región ucraniana del mismo nombre, y donde los milicianos prorrusos se han atrincherado desde hace una semana para resistir al Ejército ucraniano).

El incidente, se subraya en un comunicado de la cancillería rusa, “es una muestra de la peligrosa escalada de tensión en la zona de la frontera ruso-ucraniana y puede tener consecuencias irreversibles, cuya responsabilidad recaerá en la parte ucraniana”.

El Ministerio de Exteriores ha citado al jefe de la legación diplomática ucraniana en Moscú para presentarle una nota de protesta en la que se señala que la parte rusa “considera esta provocación un nuevo acto de agresión de la parte ucraniana contra la soberanía del territorio ruso y los ciudadanos de la Federación de Rusia”.

Ucrania niega las acusaciones
Por su parte, Ucrania ha reaccionado de inmediato a esta acusación y ha negado que sus militares hayan empleado artillería contra el territorio ruso. Así, lo ha asegurado el portavoz del Consejo de Defensa y Seguridad de Ucrania, Andréi Lysenko, en una comparecencia ante la prensa.

“Las fuerzas que participan en la operación antiterrorista (contra las milicias prorrusas) no abren fuego contra el territorio de país vecino ni contra barrios residenciales”, ha dicho

No obstante, ha añadido que “hay hechos demostrados de que los guerrilleros (prorrusos) disparan contra el territorio de Rusia y la población civil con el fin de provocar”.

Según Lysenko, los separatistas emplean esa táctica para achacar a los militares ucranianos la responsabilidad por la muerte de civiles.

El Ejército ataca Lugansk, según los rebeldes
Mientras tanto, continúan los enfrentamientos entre el Ejército y los milicianos prorrusos. Los choques de mayor intensidad tienen lugar junto a Lugansk, capital de la región homónima que, al igual que la vecina Donetsk, se autoproclamó república popular independiente.

“Las fuerzas ucranianas asaltan la ciudad desde la localidad de Alexandrovsk. No se trata de simples tiroteos. Todo esto ocurre con el apoyo de 50 carros de combates y de dos aviones de asalto”, ha dicho un portavoz de la milicias a la agencia rusa Interfax.

La gravedad de la situación ha llevado al presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, a declinar la invitación de su homóloga brasileña, Dilma Rousseff, para asistir a la ceremonia de clausura del Mundial del Fútbol, que tendrá lugar en el estadio Maracaná.

Quienes sí se han visto en Brasil son el presidente ruso, Vladímir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel. Ambos han mantenido una reunión informal y han coincidido en que es necesario declarar un alto el fuego para que la situación no empeore.

RTV

Dejar un comentario