Miguel Gleason captura lo más exótico del arte mexicano en Europa

Unos 13 años de investigación y miles de fotos que dan cuenta del arte mexicano diseminado en 17 países del mundo, han dado como resultado el libro “México insólito en Europa”, del investigador mexicano Miguel Gleason, que se presenta hoy en el Museo Nacional de Antropología (MNA).

El arte mexicano siempre ha sido de interés para los europeos, porque les resulta exótico, de una cosmogonía distinta a la suya, de otro mundo y resultado de la fusión de dos culturas, explicó Gleason a Notimex.

Entrevistado con motivo del ejemplar que cuenta con prólogo de Miguel León-Portilla, el comunicólogo destacó que “México y su arte tienen una presencia muy sólida en el continente europeo, los objetos mexicanos abundan en los museos de todo el mundo, en sus bodegas o en sus colecciones privadas”.

De ahí que se dio a la tarea de fotografiar piezas de arte mexicano en Europa; su investigación inició en 1994 cuando llegó a vivir a París, Francia, y encontró en los museos de esa ciudad un vínculo con México a través de las obras que en ellos se exhibe.

Fue en 2002 cuando su inquietud empezó a tomar forma con una colección de DVD´s en los que reunía más de mil imágenes, videos y entrevistas realizados en Alemania, Austria, España, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, República Checa, Polonia, Suecia, Suiza, Francia, Irlanda, Dinamarca, La República de Malta, Hungría, Italia y El Vaticano.

Tras 13 años de investigación y miles de fotografías capturadas en los 17 países que visitó, Miguel Gleason decidió hacer una selección de su trabajo y dejarlo como testimonio a través de un libro, cuyo objetivo principal es “promover el arte mexicano no sólo en Europa sino en su propio país”.

Gleason explicó que de las nueve mil imágenes tuvo que hacer una rigurosa selección para el ejemplar, cuya línea se enfoca en lo más extraordinario, insólito y bello del arte mexicano, acompañadas por comentarios de investigadores y expertos de diversos países.

Entre los objetos más peculiares retratados por Gleason destaca una escultura azteca de la Diosa Cihuate´otl enterrada en Escocia, que fue encontrada por un granjero y al no saber lo que era la utilizaba como espantapájaros, hasta que fue analizada y ahora se exhibe en el Museo Británico, de Londres.

También se encuentra el Penacho de Cuauhtémoc, donado por Alphonse Pinart al Museo del Quai Branly, de París, Francia; la estatua en honor del emperador azteca Moctezuma que se exhibe en el Palacio Real Madrid; o las vendas del fusilamiento de Maximiliano y Miramón que se encuentran en el Archivo Histórico de la Provincia Regional Palermo, Italia.

Una colección de réplicas chinas de las obras de Frida Kahlo que alberga el Museo de Arte Gehrke-Remund, Alemania; un óleo de la Virgen de Guadalupe realizado por Juan Correa en 1704 y que actualmente custodia la Iglesia de San Nicolás Sevilla, España, o una pequeña escultura de Tláloc, registrada como “cabeza de hipopótamo”, también están incluidas.

De arte contemporáneo, destaca el mural que los artistas mexicanos Marisa Lara y Arturo Guerrero (Los siameses) realizaron en el Museo urbano Tony Garnier de Lyon, Francia, o el mural realizado con dos millones de chaquiras por huicholes, que se exhibe en la Estación de Metro Louvre-Palais Royal, en París, Francia.

Finalmente, Miguel Gleason aseguró que su trabajo continúa, pues aún conserva mucho material que podría dar pauta a un segundo tomo, “además me interesa hacer algo similar pero con el arte mexicano que se encuentra en Estados Unidos y Canadá”.

Además, su objetivo a corto plazo es sacar a la luz una serie de televisión de 23 capítulos con los videos realizados sobre patrimonio mexicano en Europa y un documental con lo más relevante de su investigación.

NTX

Dejar un comentario