Manipulada por su amante lesbiana, joven madre tortura y mata a hija de ocho años

Una madre británica fue encontrada culpable de torturar y matar a su hija de ocho años, algo que fue instigado por su amante lesbiana quien la manipuló a través de Facebook, informó la policía.

Polly Chowdhury, de 35 años, y Kiki Muddar, de 43, fueron encontradas culpables por el homicidio de Ayesha Ali, informó la policía en un comunicado.

La niña fue encontrada muerta dentro de su casa en Londres en agosto de 2013, con más de 50 heridas en su cuerpo, incluyendo mordidas, raspones y una herida en la cabeza que resultó fatal.

Los fiscales dijeron que Muddar manipuló a Chowdhury a través de Facebook y mensajes de textos enviados desde cuentas ficticias, haciéndole creer que su hija era el demonio y que tenía “sangre maldita”, reportó la BBC.

Las dos mujeres se conocieron cuando Chowdhury se mudó junto con su esposo y su hija al vecindario de Muddar.

Con el tiempo, Muddar abrió dos cuentas en Facebook, una de un personaje llamado Skyman y la segunda de un pretendiente ficticio llamado Jimmy Chowdhury.

A través del último personaje, Muddar le hizo creer a la joven madre que estaba a punto de casarse y que la niña era un obstáculo si pretendía que no se casara y que la vecina de 43 la eligiera a ella. En tanto, a través de Skyman, fomentaba que Ayesha fuera castigada y golpeada.

La joven madre entonces comenzó a castigar a Ayesha, dándole golpizas, encerrándola y dejándola sin comer.

En 2012, Chowdhury se separó de su esposo y un año después se mudó a la casa de Muddar junto con su hija.

Sin embargo, luego de que la mujer de 43 años logró su objetivo de enamorar a la joven madre y hacer que se fuera a vivir con ella, mantuvo a los personajes ficticios para seguirla manipulando, según los fiscales.

Finalmente el 28 de agosto de 2013, Muddar llamó a la policía para informar que Chowdhury se había cortado las muñecas. Cuando la policía llegó, encontró el cuerpo de Ayesha en una de las habitaciones.

Las mujeres se acusaron una a otra por la muerte de la menor.

Aunque la policía en un principio creyó que la joven madre había matado a su hija y trató a Muddar como una testigo, no fue hasta que revisaron los registros telefónicos y su computadora que determinaron que en realidad Muddar había creado a personajes ficticios para manipular a Chowdhury, a quien le había enviado 140 mil mensajes de texto y miles de mensajes a través de Facebook.

Ambas mujeres serán sentenciadas el próximo viernes.

Agencias

Dejar un comentario