Los hackers que atacaron a Sony amenazan con atentados

Los piratas informáticos detrás del ataque del mes pasado contra el estudio Sony Pictures amenazaron con llevar a cabo atentados similares a los ocurridos el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, contra las salas de cine que estrenen el próximo 25 de diciembre la película “The interview”.

En la cinta, producida por Sony Pictures y protagonizada por Seth Rogen y James Franco, se parodia al régimen de Corea del Norte.

En las últimas semanas, se ha especulado con la posibilidad de que Pyonyang esté detrás del hackeo a Sony, ya que hace unos meses el gobierno norcoreano calificó a “The Interview” como “un acto de guerra”.

“Les mostraremos claramente en el momento y en el los lugares en los que se exhiba ‘The Interview’, incluyendo el estreno, el destino amargo al que estarán condenados aquellos que buscan diversión en el terror”, se puede leer en el mensaje que los hackers enviaron en las últimas horas a los medios en Estados Unidos.

“El mundo estará lleno de miedo. Recuerden el 11 de septiembre de 2001. Les recomendamos que se mantengan alejados en ese momento de esos lugares (si su casa está cerca mejor váyanse). Todo lo que suceda en los próximos días es resultado de la avaricia de Sony Pictures Entertainment”, aseguran los piratas que se identifican bajo las siglas de GOP (Guardians of Peace).

Este grupo además hizo público el “regalo de navidad” que hace unos días había prometido para Sony Pictures.

Se trata de un paquete de información robada de los sistemas informáticos del estudio que viene bajo el nombre de “Michael Lynton”, presidente del estudio.

Por el momento se desconoce el contenido de esos archivos. Sony Pictures no se ha pronunciado sobre estas últimas filtraciones.

Grave ataque
Con el paso de los días la gravedad del hacheo sufrido por Sony Pictures se ha ido haciendo cada vez más evidente.
Según destaca desde Los Ángeles el periodista de BBC Mundo Jaime González, los acontecimientos de las últimas horas se suman a la demanda presentada este lunes frente a una corte federal de California por dos exempleados de Sony Pictures contra el estudio, por “no haber hecho lo suficiente” para evitar que los piratas informáticos hicieran públicos su información personal, como sus números de seguro social o sus expedientes médicos.

Con el paso de los días la gravedad del hackeo sufrido por Sony Pictures se ha ido haciendo cada vez más evidente y ha puesto en alerta a otros estudios de Hollywood, que temen ser víctimas de un ataque similar.

El pasado fin de semana los representantes legales de Sony Pictures pidieron en una carta a algunos de los medios más importantes de EE.UU. que detengan la publicación de informaciones basadas en los documentos robados.

En la misiva, enviada a medios como Los Angeles Times, Variety, The Hollywood Reporter y The New York Times, el abogado David Boies exigía a las publicaciones que dejen de ofrecer la información contenida en los documentos filtrados y la destruyeran inmediatamente.

Varios juristas citados por la prensa local indicaron que, en base a varias resoluciones de la Corte Suprema de EE.UU., la publicación del material robado a Sony estaría justificada por la primera enmienda de la Constitución estadounidense, que protege la libertad de información.

Correos comprometedores
La semana pasada Amy Pascal y Scott Rudin se disculparon por unos emails en los que bromeaban con la raza del presidente de EE.UU. Barack Obama.
En las últimas semanas, el grupo GOP ha filtrado numerosos documentos internos de Sony Pictures, algunos de los cuales contenían información privada de los empleados de la compañía.

Además, hicieron públicos algunos de los intercambios a través de correos electrónicos que los jefes del estudio tuvieron en los últimos meses con prominentes figuras de Hollywood y en los que estrellas como la actriz Angelina Jolie o el actor Kevin Hart no salían bien parados.

También filtraron varias películas pendientes de estrenar, así como el guion de la última película de la serie de James Bond, “Spectre”, cuya filmación se inició hace unos días.

La semana pasada, Amy Pascal, vicepresidenta de Sony Pictures, y el productor de Hollywood Scott Rudin, se disculparon por unos emails filtrados en los que ambos bromeaban con la raza del presidente de EE.UU. Barack Obama.

Mientras, a principios de diciembre algunos empleados de la compañía recibieron correos electrónicos anónimos en los que se los amenaza a ellos y a sus familias.

En los emails se pedía a los trabajadores de Sony Pictures que rompan sus lazos con el estudio y les advertían que, de no hacerlo, “no sólo tú sino también tu familia estará en peligro”.

 

BBC Mundo

Dejar un comentario