Jardines secos, una alternativa verde ante la escasez de agua

Las cactáceas son plantas que se caracterizan por su enorme capacidad de almacenar agua por meses e incluso años –hasta el 90 por ciento de su cuerpo es agua-, son jugosas, carnosas y con una alta capacidad de adaptación al medio ambiente.

La bióloga Araceli Gutiérrez de la Rosa encabeza el proyecto de propagación de cactáceas y otras plantas suculentas en el Centro Tecnológico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón de la UNAM, con el objetivo de generar plantas para jardinería, pues ante los problemas de escasez de agua, el mantenimiento de las áreas verdes día con día es incosteable.

Y es que, México ocupa el primer lugar en diversidad de cactáceas al albergar casi 900 especies, sin embargo, a pesar de la gran diversidad, sólo se tiene información del 10 por ciento, del resto, no hay estudios químicos, ni nutrimentales; sólo se conoce lo elemental.

Asimismo, hay algunas que son comestibles como los nopales o biznagas, otras dan frutos como las tunas, garambullos, pitayas o xoconostles, pero maduran tan rápido que no pueden exportarse, destaca la investigadora.

Ante la carencia de agua en el planeta, estas plantas cobran relevancia debido a su capacidad de acumular agua; existen algunas variedades que se propagan de forma rápida y a bajo costo, también hay otras especies que por su misma biología requieren de mayor tiempo para crecer.

A nivel mundial, el tema ecológico y ambiental es vital para la sobrevivencia de los seres humanos, por ello, es necesario tener otras alternativas de subsistencia de ecosistemas.

En el Centro Tecnológico se incuba, propaga y da salvamento a especies con alguna categoría de riesgo, mediante procesos de germinación, posteriormente son sembradas para ser propagadas con el uso de sustrato (conformado por composta, tepojal y tezontle -piedras volcánicas-) para su crecimiento.

Gutiérrez de la Rosa destaca que el proyecto a su cargo también busca rescatar algunas cactáceas que se encuentran en peligro de extinción a causa del urbanismo, el cambio de uso de suelo, la extracción de materiales, la destrucción del hábitat e incluso el comercio ilegal.

La reproducción de plantas en la FES Aragón es un proyecto a mediano plazo cuya intención es sustituir las áreas verdes por jardines xéricos o jardines secos, con cactáceas de crecimiento rápido y lento, que a la postre beneficiará varios ámbitos, incluso el económico, afirma la investigadora.

De igual modo la Facultad cuenta con un jardín autosustentable en el que se pueden apreciar alrededor de 200 especies, que recibe mantenimiento por parte de alumnos de servicio social de carreras como biología, arquitectura, química e incluso pedagogía.

En países de Europa y Asia existe especial interés por estas plantas, añade la académica, ya que a pesar de tener climas adversos mantienen importantes colecciones y son ejemplo a seguir en la protección de hábitats y desarrollo ecológico.

Es vital que instituciones académicas y privadas apoyen estudios para determinar que otros usos y propiedades tienen las cactáceas y suculentas en beneficio del ambiente y en pro de los seres humanos, expresó.

“Todas las escuelas deberían de tener un jardín botánico para conocer estas y otras plantas, así como propiciar una cultura de conocimiento de la naturaleza en los libros de texto”, concluye Gutiérrez de la Rosa.

NTX