KENIA

El presidente de Kenia destituye la cúpula de Interior tras los ataques

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ha destituido este martes a su ministro de Interior, Joseph Ole Lenku, y al jefe superior de Policía, David Kimaiyo, tras el último ataque de la milicia islámica somalí Al Shabab, que ha matado al menos a 36 personas cerca de la frontera con Somalia.

El mandatario ha comunicado esta medida durante un discurso dirigido a la nación, en el que ha anunciado al general retirado Joseph Nkaissery como posible sustituto de Ole Lenku. En caso de aceptar, Nkaissery sustituirá en la cartera de Interior y Coordinación Nacional a Ole Lenku, cuya gestión ha sido muy criticada desde el asalto al centro comercial Westgate de Nairobi, donde murieron al menos 67 personas en septiembre de 2013. Este militar retirado es diputado en la Asamblea Nacional por el Movimiento Democrático Naranja (ODM, en su acrónimo inglés), partido de la oposición pero algunos de cuyos miembros forman parte del Gobierno liderado por la coalición Jubilee de Kenyatta.

Las peticiones de dimisión de Ole Lenku sonaban cada vez con más fuerza desde hace meses, a raíz de la escalada de ataques terroristas tanto en la capital keniana como en la costa y en regiones limítrofes con Somalia. El ex ministro respondió a esta oleada violenta con campañas masivas de detenciones y deportaciones de refugiados somalíes, que también fueron muy contestadas por organizaciones internacionales y ONG.

Salpicado también por la crisis de seguridad que azota Kenia desde el ataque al Westgate, el hasta ahora jefe superior de Policía, David Kimaiyo, presentó su dimisión en el cargo, que fue aceptada por Kenyatta, según confirmaron fuentes presidenciales. En una conferencia de prensa posterior, Kimaiyo aclaraba sobre su gestión: “Esto no es un fallo. Nadie ha fallado”.

Una larga cadena de atentados

Kenia sufrió esta madrugada un nuevo ataque de Al Shabab en Mandera, en la frontera con Somalia, poco más de una semana después de que los terroristas asesinaran a 28 pasajeros de un autobús en esta misma localidad. Estos atentados se han producido tras semanas de fuertes tensiones entre la Policía y jóvenes musulmanes en el condado de Mombasa, el puerto más importante del país y próximo también a una de sus zonas más turísticas.

El noreste de Kenia, sin embargo, ha sufrido graves ataques desde hace meses, que el Gobierno de Kenyatta había vinculado en el pasado a redes políticas locales contrarias a su gestión, incluso cuando los yihadistas somalíes habían reclamado su autoría. Al Shabab, que en 2012 anunció su adhesión formal a Al Qaeda y lucha para instaurar un Estado Islámico de corte wahabí en Somalia, fue incluida en marzo de 2008 en la lista de organizaciones consideradas terroristas por el Gobierno estadounidense.

EFE

Dejar un comentario