El implante eléctrico que hace caminar a pacientes parapléjicos

9

Tres personas cuyas piernas estuvieron paralizadas durante años pueden pararse y tomar medidas de nuevo gracias a un implante eléctrico que destruye la médula espinal lesionada, junto con meses de intensa rehabilitación, informaron investigadores el lunes.

El hito, informado por dos equipos de científicos que trabajan por separado, no es una cura. Los pacientes caminan solo con ayuda, sujetando un andador con ruedas o con otra ayuda para mantener el equilibrio. Apaga el estimulador espinal y ya no pueden mover voluntariamente sus piernas.

Pero durante una sesión de terapia física en la Clínica Mayo, Jered Chinnock, de 29 años, se movió hacia atrás y adelante lo suficiente como para cubrir la longitud de un campo de fútbol.

“El lado andante no es algo en lo que simplemente dejo mi silla de ruedas y me voy”, dijo Chinnock, de Tomah, Wisconsin, a The Associated Press. Pero, “existe el lado optimista de, tal vez lo gane, donde pueda dejar la silla de ruedas atrás, incluso si es para caminar al refrigerador”.

El trabajo es parte de una búsqueda para ayudar a las personas con lesiones de la médula espinal a recuperar su función, y los especialistas dicen que aunque solo se ha intentado en algunas personas, es un enfoque prometedor que necesita más estudio.

“Estoy muy entusiasmado con esto”, dijo la Dra. Cristina Sadowsky, experta en rehabilitación de Johns Hopkins University, quien no participó en la nueva investigación. Hizo tapping en “conexiones residuales que no se están usando” después de una lesión en la médula espinal.

Aún así, “no todos los que tienen una lesión similar responderán de la misma manera”, advirtió Sadowsky, que dirige la terapia de la médula espinal en el Instituto Kennedy Krieger de Baltimore.

Las lesiones graves de la médula espinal dejan las instrucciones de “ponerse en movimiento” del cerebro incapaces de alcanzar los nervios que activan los músculos. Los investigadores han intentado otras tecnologías, como los que encierra los pacientes en los exoesqueletos robóticos parecidos o implantar estimuladores musculares, para ayudar a mover extremidades paralizadas.

Con el nuevo enfoque, los tres pacientes están tomando medidas por su propio poder, moviéndose intencionalmente, según los informes publicados el lunes por Nature Medicine y el New England Journal of Medicine.

¿Como funciona? Una teoría: los circuitos nerviosos debajo del sitio de la lesión están inactivos, pero aún viven. La aplicación de corriente eléctrica, en patrones personalizados, podría reactivar algunos de esos circuitos y, con una rehabilitación rigurosa para reactivar las conexiones oxidadas, eventualmente les permitirá recibir comandos simples.

“La recuperación puede suceder si tiene las circunstancias correctas”, dijo la profesora Susan Harkema de la Universidad de Louisville, quien fue coautora del estudio New England Journal. La médula espinal “vuelve a aprender a hacer las cosas, no tan bien como antes, pero puede funcionar”.

“Este estudio da esperanzas a las personas que se enfrentan a la parálisis de que el control funcional puede ser posible”, dijo el Dr. Kendall Lee, un neurocirujano de Mayo que trató a Chinnock y fue coautor del informe de Nature Medicine.

Hace cuatro años, el equipo de Harkema ocupó los titulares de los periódicos cuando algunos pacientes con estimuladores espinales, originalmente desarrollados para tratar el dolor, podían mover los dedos de los pies, mover las piernas y ponerse de pie brevemente. Pero ellos no caminaron.

Lee y Kristin Zhao, directora del laboratorio de asistencia y restauración de Mayo, decidieron repetir el experimento, y el éxito de Chinnock los sorprendió.

Él había estado paralizado en un accidente de motonieve en 2013, sin ningún movimiento o sensación debajo de su media espalda. Se sometió a 43 semanas de terapia física intensa y ajustes de estimulador. Al principio, los entrenadores colocaron sus rodillas y caderas para ayudarlo a pararse, balancear las piernas y cambiar su peso en una cinta de correr.

Pero al final, mirando en un espejo, aprendió a mover las piernas y propulsarse hacia adelante con un andador, aunque con un entrenador detrás en caso de que pierda el equilibrio.

Puede decirles a sus terapeutas cuándo va a comenzar, detenerse o acelerar, Zhao dijo: “Es un movimiento deliberado e intencional”.

Mientras tanto, en Louisville, el equipo de Harkema estaba trabajando con otros cuatro voluntarios paralizados ansiosos por probar el enfoque, y esta vez, dos finalmente caminaron con ayuda. En una sesión de entrenamiento en el laboratorio, Jeff Marquis, de 35 años, de Louisville, llegó casi a la altura de un campo de fútbol sin parar para descansar.

“Un día estábamos caminando y me estaban ayudando como de costumbre y luego dejaron de ayudarme y tomé tal vez tres o cuatro pasos en secuencia”, recordó Kelly Thomas, de 23 años, de Lecanto, Florida, en un video proporcionado por investigadores de Louisville. “Mis ojos se llenaron de lágrimas y pensé: ‘Dios mío, eso acaba de pasar, solo tomé medidas'”.

No está claro por qué los otros dos participantes de Louisville, Kentucky no pudieron tomar medidas independientes. Pero ese informe ilustra una precaución importante sobre la seguridad: uno se fracturó una cadera durante un ejercicio de rehabilitación en cinta rodante, incluso mientras estaba apoyado con cuidado y en posición vertical. El enfoque necesitará estudios más grandes y más largos no solo para ver si puede ayudar a otros pacientes sino para delinear riesgos. Tampoco se sabe cuánto costaría tal cuidado, ya que los investigadores trabajan para mejorar los estimuladores.

The Associated Press

Comments

comments

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.