Drones, cada vez más populares y menos costosos en Reino Unido

Los drones o vehículos aéreos no tripulados son cada vez más populares en Reino Unido que pueden ser adquiridos online o en tiendas de productos electrónicos a precios cada vez más accesibles.

Los drones se pueden encontrar desde las 135 libras esterlinas (200 dólares) hasta modelos más sofisticados de dos mil 300 libras (tres mil 553 dólares).

La empresa especializada en drones online thedroneespecialist.co.uk señaló que su producto más popular es el Yuneek Q500 4K, que es fácil de usar a un precio de descuento de mil 90 libras (mil 600 dólares).

El departamento de ventas de dicha empresa explicó a Notimex que “está dentro de una gama de precio para un dron profesional que es adecuado para un principiante al igual que un profesional. Tiene diversos controles para ajustarlo a tu nivel”.

Sin embargo, los nuevos gadgets de recreación están acompañados de estrictas medidas de seguridad.

La Autoridad de Aviación Civil del Reino Unido emitió un manual sobre la seguridad de estos vehículos aéreos no tripulados donde estipula que es responsabilidad legal del propietario garantizar que el dron sea utilizado
de manera apropiada.

Algunas de las reglas o códigos de los drones son volarlos a una altura máxima de 120 metros y asegurarse de tener el artefacto a la vista en todo momento, así como mantenerlo alejado de aeropuertos y aeronaves.

Los drones con cámaras no deben volar a menos de 50 metros de personas, vehículos y edificios y no deben acercarse a eventos masivos como conciertos y estadios deportivos.

Una de las preocupaciones de los drones con cámara es la violación a la privacidad, en particular por parte de fotógrafos en busca de imágenes exclusivas para ser vendidas en diarios tipo tabloide.

A partir del 1 de noviembre, la residencia de los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina se convertirá en una zona de exclusión aérea en un intento por proteger la privacidad de la pareja y de sus hijos, Jorge (2 años) y Carlota (5 meses).

El príncipe Guillermo, segundo en línea de sucesión al trono británico, solicitó a las autoridades de Aviación Civil prohibir a la prensa el uso de drones en su residencia de Anmer Hall, en la campiña inglesa de Norfolk.

“El Secretario de Estado decidió que es necesario en el interés público restringir la zona de vuelo en las inmediaciones de Anmer Hall, Norfolk, después de consideraciones de seguridad asociadas a esta locación que es la residencia de miembros de la familia real”, señaló Aviación Civil en un comunicado.

Bajo las nuevas restricciones ningún artefacto puede volar en dicha zona por debajo de los 600 metros de altura sobre el nivel del mar y fuera de un radio de 1.5 millas náuticas (2.7 kilómetros).

El uso de vehículos aéreos no tripulados tiene un uso recreativo principalmente, pero cada vez más son utilizados con fines profesionales de vigilancia y recopilación de datos.

Por ello, desde enero de 2010 se requiere un permiso especial que debe ser solicitado a la Autoridad de Aviación Civil para aquellos vehículos no tripulados que sean usados con fines comerciales, de vigilancia y que sobrevuelan un área congestionada cerca de personas o propiedades.

NTX