Descubren nueva especie de anfibio enorme que vivió sobre la Pangea

Científicos hallaron en el sur de Portugal los fósiles de una especie de anfibio -hasta ahora desconocida- que habría vivido hace más de 220 millones de años y sido uno de los mayores depredadores del entonces supercontinente Pangea.

Las criaturas tuvieron un gran parecido con las salamandras modernas pero gigantes, ya que se estima que medían aproximadamente dos metros de longitud, y habrían llevado un estilo de vida similar a los cocodrilos, informó el equipo de paleontólogos que analizó los restos.

Los fósiles fueron descubiertos durante una excavación en un área donde se estima hubo un gran lago en el sur de Portugal, ya que se encontraron cientos de huesos de esos anfibios, los cuales probablemente murieron cuando sus aguas se secaron.

En un artículo, publicado en la revista especializada Journal of Vertebrate Paleontology, los investigadores estiman que la “monstruosa salamandra” pesaba alrededor de 100 kilogramos y que su cabeza era muy ancha y con forma de un asiento de inodoro.

Sugieren que la longitud de los restos óseos, que se encontraban en buen estado de conservación en un lecho de entre 30 y 40 centímetros de espesor, sugieren que la especie era más grande de los anfibios de entonces conocidos como metoposaurus.

La nueva especie ha sido nombrada como Metoposaurus algarvensis, en honor a la región portuguesa de Algarve, donde fueron desenterrados los fósiles.

En el área donde se encontraban los restos, de cuatro metros cuadrados, se hallaron 10 cráneos y cientos de restos, lo que sugiere que las criaturas se concentraron en un puntos y luego murieron cuando el lago que habitaban se secó.

Los animales probablemente tenían extremidades muy delgadas que les eran insuficiente para soportar su peso, por lo que posiblemente buscaban mantenerse en el agua la mayor parte del tiempo, se alimentaban de peces y hasta de pequeños mamíferos.

Camas óseas como la encontrada en el sur de Portugal han sido descubiertas en África, América del Norte y Europa, y son indicios de que el clima en esas épocas era muy impredecible y propenso a sequías prolongadas.

Notimex

Dejar un comentario