abogados-herencia

Cuando se trata de heredar, el testamento habla

 Si bien pareciera un asunto “para después”, la importancia de hacer un testamento radica en prever, desde ahora, cualquier situación que en un futuro implique heredar problemas al interior de una familia.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), define al testamento como el documento en el que se plasma la última decisión respecto al patrimonio.

En su revista Proteja su Dinero, el organismo precisa que con este escrito se garantizan que los bienes se pueden transmitir en forma ordenada y pacífica; se trata de un trámite que otorga la seguridad de designar los bienes conforme a la voluntad del testador.

Y es que por acuerdo de la Secretaría de Gobernación (Segob), y la Asociación Nacional del Notariado Mexicano, los beneficios de “Septiembre, mes del testamento” se extienden al mes de octubre en todo el país.

Así, durante este mes, los notarios de todo el país reducen sus honorarios hasta 50 por ciento y amplían sus horarios de atención, de acuerdo con la Segob.

En este contexto, la Condusef aconseja hacer un testamento aunque se haya platicado con los familiares respecto a la distribución de los bienes ya que en este caso no existe un documento legal que avale tal decisión.

En su publicación, precisa que cualquier persona mayor de 16 años siempre y cuando se encuentre en pleno uso de sus facultades mentales puede hacer un testamento sin necesidad de testigos.

En el caso de las personas con alguna discapacidad, visual, motriz, sordera o del habla, deben consultar las condiciones para realizarlo de acuerdo al Código Civil de cada entidad federativa.

Para empleados que cuenten con caja de ahorro o una pensión, es necesario que la empresa para la que se labora tenga registrados a los familiares beneficiarios.

Si no existe testamento, los familiares tendrán que solicitar la intervención de un juez para hacer la repartición equitativa de los bienes, lo que retrasa el proceso y genera un gasto extra.

Por ello, el Código Civil establece que el orden de los herederos será: esposo o esposa, concubino o concubina; hijos; padres o abuelos, hermanos y parientes cercanos, en ese orden.

Para hacer un testamento se debe acudir a un notario público y llevar una identificación oficial; no es necesario llevar las escrituras de las propiedades.

La Condusef sugiere establecer el nombre tal y como aparece en el acta de nacimiento para que los familiares no puedan argumentar que no coinciden.

Asimismo, el organismo informa sobre los tipos de testamento más comunes, como el testamento público abierto que es el que se realiza ante un notario público.

Los testamentos públicos cerrados, abunda, pueden ser escritos por el testador o por otra persona de su petición, deberá estar en un sobre cerrado y será exhibido ante el notario y testigos.

Los testamentos públicos simplificados son aquellos en los que se establece a los herederos en la misma escritura de adquisición de un inmueble destinado o que vaya a destinarse para vivienda; esta disposición se realiza ante Notario Público.

El testamento ológrafo es aquel escrito de puño y letra del testador, aunque la Condusef aclara que éstos no producirán efecto si no están depositados ante la autoridad competente que disponga la legislación en la materia.

El Código Civil estipula que toda condición testamentaria que viole los derechos del individuo o que atente contra su libertad no tiene efecto o es nula.

El notario deberá entregar una copia del testamento, toda vez que el original se queda siempre en el libro (protocolo) del notario, y en caso de pérdida se podrá expedir otra copia del mismo, puntualiza la Condusef.

Este trámite, subraya, se puede realizar todas las veces que sean necesarias; sin embargo, tendrá valor el último antes de fallecer.

Las deudas reconocidas en el testamento no pueden ir más allá de los bienes que haya dejado el fallecido y los herederos, al aceptar la herencia, no están obligados a pagar las deudas más allá del beneficio de inventario.

Así, el organismo concluye con el consejo: “no heredes problemas, haz tu testamento”.

NTX

Dejar un comentario