Cámaras captan a 3 luego de homicidio en la UNAM

346

La Fiscalía para la Investigación del Delito de Homicidio de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina tiene captados los rostros de tres sujetos, quienes el pasado 27 de junio salieron corriendo de las instalaciones de la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) luego de que ese día se cometiera el asesinato de José Jaime Barrera Moreno, trabajador de la máxima casa de estudios.

Los rostros fueron identificados gracias a los sistemas de videovigilancia instalados por el Gobierno de la Ciudad de México y los de la propia Facultad de Química, aunque hasta el momento los investigadores desconocen sus identidades.

La Policía de Investigación de la PGJ ya cuenta con el fotograma donde se aprecia la secuencia de cómo tres sujetos corren de forma sospechosa de la zona donde fue encontrado el cuerpo del trabajador.

Algunos grupos como Oculto Furia de Lince, de ITS, y Guerra Eco-extremista Guamera se adjudicaron este homicidio.

Hasta el momento, la principal línea de investigación de las autoridades judiciales sobre este crimen está relacionada con una riña y con el consumo de alcohol.

La necropsia practicada al cuerpo de José Jaime Barrera Moreno resultó positivo para la prueba de la alcoholemia.

De acuerdo con los primeros indicios, se sabe que el día en que ocurrió el homicidio el empleado de la UNAM no se presentó a trabajar, aunque sí estuvo en las instalaciones de la máxima casa de estudios.

José Jaime Barrera Moreno era jefe de servicios de la Facultad de Química de la UNAM, y se sabe que permaneció bebiendo durante el día y la tarde de ese lunes 27 de junio.

De acuerdo con los peritajes, en el momento en que fue atacado y acuchillado estaba en estado de ebriedad.

Lo que no han podido determinar las investigaciones es si Barrera Moreno acudió a algún lugar a beber y si lo hizo acompañado.

El hombre fue encontrado muerto la noche de ese lunes.

De acuerdo con la base de datos de las distintas policías capitalinas, el empleado de la UNAM no contaba con antecedentes penales.

Desde un principio se descartó el robo como móvil, ya que al ser revisado el hombre tenía todas sus pertenencias. En sus bolsas se encontró su cartera y dinero, advierte la carpeta de investigación CI_FCY/COY-1/UI-1/C/D/1122/06-2016.

El día de los hechos Barrera Moreno no acudió a trabajar y le avisó a su esposa que realizaría unos pagos. Habló con ella desde un teléfono público, pues no solía llevar celular, y ya no regresó a su casa.

Su horario de trabajo era de 11:00 a 18:00 horas, así que se desconoce qué hacía tan tarde en la UNAM.

Excélsior

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.