CINETECA NACIONAL

Verano cinéfilo sin impactar 
tus finanzas

El Verano es una de las épocas preferidas para que las productoras de películas sirvan sus platos fuertes en estrenos cinematográficos. Los estrenos lo podemos notar desde blockbusters hasta cintas de autor.

Ya sea porque puede estar de vacaciones y busca un buen entretenimiento o porque es un apasionado del cine, la oferta para tener un verano cinéfilo es lo suficientemente amplia para planear anticipadamente y no convertir su gusto en el villano de las vacaciones.

Para consentir su preferencia por el séptimo arte, son varios los establecimientos que ofrecen un trato especial a través de sus salas VIP, donde la espera inicial se puede amenizar con una copa de vino, bocadillos gourmet y gran espacio dentro de la sala, por si suele encontrarse con gente que patea asientos.

Sin embargo, entre todas estas opciones puede resultar fácil desembolsar más de lo previsto en una sala de este formato.

“Hay que tener en claro qué es lo que nos gusta ir a ver. Si va por estrenos en gran pantalla y con buen sistema de audio, por ejemplo, agende esas películas, presupueste y no vaya a ver todas al cine”, recomendó Sonia Sánchez Escuer, experta en finanzas personales.

Por el contrario, si usted asiste con gran frecuencia y gusta de ver todas las cintas en formas poco convencionales (por ejemplo en formato 3D), quizá su opción sean las membresías y tarjetas de lealtad que ofrecen los establecimientos, con las que puede obtener entradas gratis, descuentos para su familia o amigos y beneficios en alimentos y bebidas.

Sánchez Escuer exhortó a leer con detenimiento los términos y condiciones de dichas tarjetas, además de calcular con base en nuestros hábitos si realmente conviene adquirir dicha membresía para aprovecharla al máximo.

Asistir en miércoles también es una opción, y si en sus labores cotidianas no puede hacerlo quizás el verano le abra las puertas para disfrutar de salas poco llenas, además de descuentos que van de 34 hasta 50% y la clásica promoción de pagar dos entradas por el precio de una.

Por otra parte, si desea revivir los clásicos autocinemas setenteros, lugares como Autocinema Coyote ofrecen “toda la tradición del cine sobre ruedas, con la comodidad de una sala de cine y de ver una película en casa”, comentó Jacqueline Kajomovitz, socia y fundadora del establecimiento.

El costo por automóvil es de 200 pesos, y puede variar dependiendo del número de películas a exhibirse. No obstante, el número de personas por vehículo es ilimitado, por lo que el autocinema invita a recurrir al llamado auto sardina para entrar con toda la familia o amigos y esparcirse una vez pagada la entrada.

Aquí las promociones dan preferencia a automóviles clásicos y gente que celebra cumpleaños y aniversarios. Si el formato es de su agrado, puede solicitar una membresía por 500 pesos que le da acceso a ocho funciones durante un mes, lo que supone un ahorro de 50 por ciento.

El gusto cinéfilo puede ser exigente, por lo que si usted es asiduo a cintas de arte o cine de autor, la oferta fílmica de verano se expande con eventos como el 34 Foro Internacional de la Cineteca Nacional, que se convierte en una opción para satisfacer gustos exigentes.

Alan Rodríguez, subdirector de prensa de la Cineteca Nacional, comentó que el ciclo reúne 14 filmes provenientes de 11 países, variedad que puede disfrutar un miércoles, en el que la entrada baja 40%, o a través de un abono de 10 cintas al precio de ocho, con lo que puede ahorrarse hasta 20% de lo que podría gastar.

SERVICIOS DE STREAMING: 
OPCIÓN PARA TODOS LOS BOLSILLOS

Si lo suyo es ver películas pero desde casa, debe saber que en la actualidad los servicios de streaming de contenidos son muy populares y, sin duda, son una opción para no gastar un cantidad de dinero considerable a la hora de disfrutar una película o serie de su preferencia.

La mensualidad de estas plataformas oscila entre 69 y 200 pesos, lo equivalente a una o dos entradas al cine, por lo que el ahorro es grande si se toma en cuenta la cantidad de títulos disponibles y lo que costaría adquirir cada uno de los que veremos de manera individual.

“Hay que diferenciar entre la experiencia de ir al cine y ver una película en casa. Estos servicios son una opción para ver clásicos, estrenos que se nos pasaron o simplemente satisfacer las ganas de ver cierta película”, comentó Sánchez Escuer.

Los métodos de pago varían entre cada servicio; la mayoría requiere pago con tarjeta de crédito, especialmente si desea hacer válido el primer mes gratis que ofrecen como promoción algunas compañías. No obstante, la deuda también se puede cargar cada mes a su tarjeta de débito o recibo telefónico, aunque en este último caso puede generar un cargo extra.

La experta conminó a planear y hacer cuentas.

“La diversión debe estar presupuestada; no se trata de no salir, pero tampoco se trata de quedar endeudado”, advirtió.

CONOZCA SUS OPCIONES

Asistir a ver una película a una sala de cine puede ser común para usted, pero puede hacer de esta experiencia algo diferente las próximas veces que desee disfrutar del séptimo arte, ya sea solo o en compañía de su pareja y/o familia.

TRADICIONAL

El formato 2D o tradicional, al que la mayoría está habituada, maneja precios que van desde 48 hasta 77 pesos, dependiendo del complejo en salas comerciales.

En miércoles, los precios van desde 29 a 58 pesos, y para adultos de la tercera edad y estudiantes el descuento es de aproximadamente 10% con identificación que lo acredite.

Los miércoles el costo disminuye teniendo así costos desde 32 y hasta 51 pesos; para personas de la tercera edad y estudiantes el descuento se mantiene en 10 por ciento. Algunas tarjetas de lealtad ofrecen 2×1, a menos que sean días festivos obligatorios. Si asiste antes de las 3 pm. de lunes a jueves, puede pagar 10% menos.

3D

En este tipo de salas, incluyendo los clásicos lentes cuadrados que le permiten maximizar su experiencia, los precios oscilan entre 60 y 97 pesos.

Si cuenta con membresía, los martes puede obtener dos entradas por el precio de una.

4D

Para quienes gustan de experiencias envolventes, la experiencia 4D puede ser una opción. Hay costos desde 129 hasta 159 pesos; en miércoles son de 86 o 107 pesos. Los abuelos y pequeños podrán disfrutar simulaciones de lluvia, viento y movimiento por 114 y 149 pesos respectivamente. Con algunas membresías podrá pagar a precio de sala tradicional.

VIP

¿Qué tal disfrutar de sushi relajado en un cómodo sillón? Para consentirse de esta manera de viernes a domingo el gasto va de 139 a 171 pesos. A media semana el rango es de 119 a 144 pesos. Ser cliente frecuente trae beneficios para estas salas como pagar su entrada como si asistiera a una sala con formato 2D.

IMAX

Para amantes de las grandes pantallas, los costos oscilan entre 82 y 117 pesos, que también dependerá del formato, entre los que se encuentran 2D, tridimensional y documental. Acudir a mitad de semana significa un descuento de hasta 20%, en función del complejo. Tercera edad y estudiantes pagan entre 77 y 107 pesos, y las virtudes de la membresía pueden ayudar a costear este formato si se acumulan suficientes puntos.

CINETECA NACIONAL

Ya sea que quiera disfrutar del Foro Internacional o el próximo ciclo de ánime japonés, el costo fijo de la experiencia es de 40 pesos, y 25 con credencial de estudiante, maestro, del INAPAM y en martes y miércoles para todo público. El abono de 320 le dará acceso a 10 filmes del catálogo que incluye este verano a directores de culto y algunas óperas primas de cine mexicano.

AUTOCINEMA COYOTE*

Vivir o revivir esta experiencia va de 200 pesos en funciones normales hasta 250 pesos en exhibiciones de medianoche. Se recomienda adquirir sus entradas una semana antes. Los miércoles son de entrada gratuita para autos clásicos, que entran en primera fila. Quienes celebran cumpleaños y aniversarios reciben felicitación en pantalla y pastel o flores en la puerta de su auto. La membresía mensual da acceso a ocho funciones por un mes, sin límite de pasajeros.

El Economista

Dejar un comentario