Categorías
Empresa

Perforaba condones para contagiar a otros con VIH

Daryll Rowe, un hombre escocés que fue diagnosticado en 2015 con VIH ha sido acusado de infectar intencionalmente a al menos cuatro hombres que conoció a través de la aplicación de citas Grindr.

El sujeto de 26 años insistía agresivamente en mantener relaciones sexuales sin protección o llegaba a perforar los condones si es que sus parejas no querían continuar con el acto. Y es así como lograba infectarlos.

El fiscal Caroline Carberry señaló ante tribunal que Rowe mandaba mensajes a sus víctimas con palabras agresivas y perturbadoras para después de tener sexo, revelarles su enfermedad.

Categorías
Mundo

Mi padre me inyectó VIH cuando yo era un bebé

Cuando el padre de Brryan Jackson le inyectó sangre infectada con VIH esperaba nunca verlo crecer. No imaginó que 24 años después estaría enfrentándolo en tribunales, los que han debido escuchar los detalles de su impactante y devastador crimen.

Es hora de almuerzo en el Departamento de Cárceles de Misuri. Brryan Jackson está nervioso y es es llevado desde la ruidosa entrada de la sala de espera hasta una sala blanca y tranquila.

Del otro lado, un hombre que viste un uniforme blanco de prisionero lo está esperando. Es su padre, Bryan Stewart, a quien no ve desde que era un bebé.

Jackson está aquí para leer una declaración que asegure que su padre permanezca tras las rejas por el mayor tiempo posible. Un conjunto de palabras que no creía iba a tener la oportunidad de leer desde que, en 1992, fuera diagnosticado con sida avanzado y desahuciado.

Aferrándose a una sola hoja de papel impreso, Jackson se ubica calmadamente al lado de su madre, a cinco asientos del hombre. “Traté de mantener la mirada hacia delante, no quería hacer contacto visual con él”, cuenta.

Sin embargo, lo puede ver de reojo y por un segundo visualiza su cara.

“Lo reconocí por su foto de prontuario, pero no tengo ninguna conexión con él”, dice Jackson. “Ni siquiera lo reconozco como mi padre”.

La comisión de libertad bajo palabra lo llama a leer su declaración de víctima. Jackson hace una pausa.

“En ese momento me pregunté si estaba haciendo lo correcto, pero mi madre siempre me enseñó a ser valiente”.

“Traté de recordarme que Dios siempre está conmigo. Cualquiera sea el resultado de la audiencia. Dios es más grande que yo, más grande que mi padre, más grande que esa sala e incluso más grande que el Departamento de Justicia”.

Respira hondo, fija sus ojos en la comisión y comienza su relato.

Lo que el desierto se llevó

Comienza hablando sobre cuando sus padres se conocieron en dependencias militares en Misuri, donde ambos estudiaron medicina.

Se mudaron a vivir juntos y cinco meses después, en 1991, su madre quedó embarazada.

“Cuando nací, mi padre estaba muy entusiasmado. Pero todo cambió cuando se fue a la operación ‘Tormenta del desierto’ (la ofensiva aliada en la Guerra del Golfo) y cuando volvió de Arabia Saudita su actitud era completamente distinta”, asegura Jackson.

Stewart comenzó a desconocer a Jackson como su hijo, pidió pruebas de ADN ycomenzó a maltratar verbal y físicamente a su madre.

Cuando finalmente ella lo dejó, la pareja se enfrascó en un amargo conflicto por la manutención de sus hijos, la que Stewart se negó a pagar. Durante esas peleas, Stewart hacía siniestras amenazas.

“Solía decir cosas como: ‘Tu hijo no vivirá más allá de los 5 años’ y ‘Cuando te deje, no va a quedar ningún vínculo entre nosotros’”.

Por esa época Stewart, quien consiguió trabajo tomando muestras para un laboratorio, comenzó secretamente a guardar en su casa muestras de sangre infectadas, algo que los investigadores descubrirían tiempo después.

Jackson, a la derecha, con su padre.
Jackson, a la derecha, con su padre.

“Solía bromear con sus colegas y decir: “Si quisiera infectar a alguien con estos virus, nunca sabrían quién lo hizo“, contó Jackson.

Para cuando Jackson tenía 11 meses, sus padres habían perdido completamente contacto. Pero cuando Jackson cayó en el hospital por un ataque de asma, su madre tomó el teléfono.

“Mi madre llamó a mi padre y le contó. Asumió que le interesaría saber que su hijo estaba enfermo. Cuando lo llamó, sus colegas le dijeron: ‘Bryan Stewart no tiene hijos’”.

El día que estaba siendo dado de alta, Stewart se apareció inesperadamente.

“No era un padre muy presente, así que a todos les extrañó que apareciera”, dice Jackson.

“Mandó a mi mamá a la cafetería por un café, así podía estar a solas conmigo”.

Y cuando no hubo moros en la costa, Stewart tomó una jeringa con sangre contaminada con VIH y se la inyectó.

“Esperaba que me muriera, así no tenía que pagar mi mantención”, dice Jackson.

Su madre volvió y lo encontró gritando en los brazos de su padre. “Mis signos vitales estaban todos alterados porque no sólo me inyectó sangre contaminada con VIH, sino también incompatible con mi grupo sanguíneo“.

Los doctores no entendían nada. Sin tener idea del virus mortal que corría por sus venas, le restablecieron el pulso, la temperatura, la respiración y lo mandaron a casa.

Pero en las semanas que siguieron, la madre de Jackson vio cómo el cuerpo de su hijo comenzó a deteriorarse frente a sus ojos.

Desesperada por un diagnóstico, durante cuatro años “me llevó a un sinnúmero de citas médicas rogándoles averiguar por qué me estaba muriendo”, relata Jackson.

Ninguna de las pruebas que le hacían arrojaba alguna pista.

Si bien era un niño, Jackson se daba cuenta de que la situación era aterradora. “Me acuerdo de despertar en medio de la noche gritando: ‘Mamá, por favor, no dejes que me muera’”, cuenta.

El terrible diagnóstico

Una noche, después de haberle realizado todas las pruebas habidas y por haber, su pediatra despertó de una pesadilla, llamó al hospital y les pidió que le hicieran un test de VIH.

“Cuando llegaron los resultados fui diagnosticado con sida avanzado y tres infecciones oportunistas”.

Los doctores llegaron a la conclusión de que no había posibilidad de que sobreviviera.

“Querían que tuviera la vida más normal que pudiera”, dice. “Así que me dieron cinco meses de vida y me mandaron a casa”.

A pesar del diagnóstico, los médicos siguieron tratando a Jackson con todos los medicamentos disponibles.

Bryan Jackson con su madre.
Bryan Jackson con su madre.

Durante su infancia, mantenerse vivo ya era un gran logro. “Un día estaba bien y a la hora siguiente me tenían que llevar de urgencias al hospital por otra infección”, relata.

Quedó con deficiencias auditivas producto de los medicamentos.

Pero mientras otros niños que Jackson había conocido en el hospital no sobrevivían, la salud de Jackson comenzó a mejorar, ante la sorpresa de sus doctores.

De pronto estaba lo suficientemente saludable como para ir al colegio, así que comenzó a ir a clases media jornada, con la mochila llena de remedios y una sonda intravenosa a cuestas.

Como el niño sociable que era, no se daba cuenta del estigma que rodeaba su enfermedad.

“En los ’90 la gente pensaba que podías pegarte el sida por usar el mismo baño. Una vez leí un texto que decía que podías contagiarte incluso por hacer contacto visual”.

No eran los niños los que le tenían miedo, sino sus padres. No lo invitaban a sus cumpleaños, de hecho, no invitaban ni siquiera a su media hermana. Pero a medida que fueron creciendo, los niños empezaron a adoptar los prejuicios de sus padres.

“Me decían cosas como ‘el sidoso, el gay’. Fue entonces cuando comencé a sentirme aislado y solo. Sentía que no había lugar en el mundo para mí”.

El crimen se revela

Cuando tenía 10 años, los cabos sueltos de su enfermedad comenzaron a atarse. Y apuntaron a su padre.

Le tomó años darse cuenta de la magnitud de lo que su padre había hecho.

“Al principio estaba enojado, amargado. Crecí mirando películas donde los padres aman a sus hijos. No podía dejar de pensar en cómo mi propio padre había sido capaz de hacerme algo así“.

“No sólo trató de matarme, sino que cambió mi vida para siempre. Él es el responsable de los abusos, de las burlas, de todos los años de hospital. Él es la razón por la que debo estar constantemente preocupado de mi salud”.

Cuando tenía 13 años y estudiando solo la Biblia en su habitación se dio cuenta de que a través de la fe podía perdonar a su padre.

“Perdonar no es fácil, pero no quiero rebajarme a su nivel“.

A pesar de que nació como Bryan Stewart junior, el año pasado le agregó una “R” a su nombre y adoptó el apellido de su madre.

36,7 millones de pesonas viven con VIH, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud de 2015.
36,7 millones de pesonas viven con VIH, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud de 2015.

Justicia

“Durante la audiencia él se refirió a mí como su hijo. Traté de alzar mi mano para pedir que se refiriera a mí como su víctima. ¿En qué momento había sido yo su hijo? ¿Era su hijo cuando intencionalmente me inyectó VIH?

En julio, Jackson recibió una carta de la Oficina de Cárceles de Misuri. Le informaba que, considerando la audiencia, se le había negado la libertad bajo palabra a su padre por otros cinco años.

“Todo lo que podía hacer en la audiencia era leer mi declaración y rogar porque se hiciera justicia. Pero ese veredicto me da mucha fuerza”.

“A veces tengo pesadillas con que vendrá a terminar el trabajo que empezó”, cuenta. “Puede que lo haya perdonado, pero creo que debe pagar por lo que hizo”.

Su padre argumentó en su defensa que sufría de trastorno por estrés postraumático luego de su paso por Arabia Saudita. Sin embargo, Bryan no le cree. Dice que él estuvo en reservas militares y que nunca vivió el combate.

La paternidad

Por ahora, Jackson sigue superando todas las expectativas médicas.

“¡Estoy sano como un caballo! ¡Más que un caballo!”, dice.

“En este momento mi conteo de células T es superior a la media. Eso significa que prácticamente no hay ninguna posibilidad de que transmita el virus. Pasé de tomar 23 pastillas al día a una sola. No sé lo que hice, pero por ahora mi VIH es ‘indetectable’”.

“Igual todavía tengo sida”, comenta sin perder la alegría. “Un diagnóstico de VIH es siempre un diagnóstico de VIH”.

Y a pesar de haber tenido un mal padre, no pierde la esperanza de ser uno bueno él mismo.

“Me gustaría ser un padre“, dice.

“Un padre es una de las cosas en la vida para las que siento que estoy destinado”.

Me gustaría criar a mis hijos con esperanza. Darles una visión de que el mundo es un lugar lleno de paz y que siempre estaré allí para protegerlos”, asegura.

“De las cosas malas pueden surgir grandes cosas”.

BBC Mundo

Categorías
Mundo

Británico se cura por completo de VIH

Un británico de 44 años y portador del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se ha convertido oficialmente en el primer ser humano al que se ha logrado curar por completo de la enfermedad gracias a una técnica especial para este propósito, informa el diario británico ‘The Times’. El paciente ha sido el primero de un grupo de 50 personas que fueron sometidas a un revolucionario tratamiento diseñado por varias universidades del Reino Unido.

Las últimas pruebas de laboratorio muestran que el virus ya no está presente en la sangre del paciente, aunque los médicos desean mantener la calma y esperar unos meses para declararlo completamente curado de la enfermedad. De esta forma, se descartaría una eliminación temporal del virus como causa del tratamiento común que lleva a cabo el paciente.

Técnica revolucionaria

El nuevo método ha sido creado para localizar y destruir el virus en todo el cuerpo, incluyendo las células donde el VIH no se encuentra activo y evade todos los tratamientos conocidos hasta el momento. Se trata de una técnica revolucionaria que ha sido lograda gracias a la estrecha cooperación de las universidades de Oxford y Cambridge de los londinenses Imperial College, University College y Kings’ College.

“Este tratamiento ha sido específicamente diseñado para limpiar el cuerpo de todas las células con VIH, incluso las células pasivas”, indicó Sarah Fidler, médico especialista de la Escuela Imperial de Londres.

Bajo esta nueva estrategia de combate contra el virus, el paciente es inicialmente sometido a una vacuna, con el fin que el sistema inmunológico adquiera la habilidad de detectar las células infectadas. Posteriormente, se utiliza una droga que obliga a las células pasivas a producir proteínas, lo que las convierte en células activas. Estas células son finalmente localizadas y eliminadas por el cuerpo del paciente.

Si esta revolucionaria técnica finalmente se declara exitosa, podría cambiar la vida de las cerca de 37 millones de personas infectadas en todo el mundo. Anteriormente, el estadounidense Timothy Ray Brown fue considerado como la primera persona curada de la enfermedad, al ser sometido en 2007 a un tratamiento poco convencional de cambio de médula ósea realizado en Alemania. Sin embargo, los médicos atribuyeron esta cura a los efectos de una rara mutación genética que no puede ser considerada como la cura a esta enfermedad.

Agencias

Categorías
Ciencia

Ultrasonido para diagnóstico de enfermedad de Chagas

Con el objetivo de desarrollar un método de detección temprana de la enfermedad de Chagas, un equipo conformado por el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigaciones Regionales de la Universidad Autónoma de Yucatán (CIR Uady) creó una técnica de señales ultrasónicas con procesamiento de señales Doppler, que tendrá como resultado un diagnóstico menos invasivo y de costos más accesibles para los pacientes.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, Israel Sánchez Domínguez, investigador de la Unidad Mérida del IIMAS, señaló que el proyecto cuenta con el apoyo de Proyectos de Desarrollo Científico para Atender Problemas Nacionales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y nació de una hipótesis que había desarrollado a lo largo de toda su carrera de investigación, relacionada con la detección de cardiopatías y, específicamente, de oclusiones en las arterias causadas por la presencia de lípidos que forman paredes que alteran la velocidad, presión y movimiento de las corrientes sanguíneas, lo que pone en riesgo la vida de los pacientes.

De acuerdo con el investigador, los estudios que se emplean para detectar los síntomas de la enfermedad de Chagas funcionan de forma invasiva a través del método de ELISA (Enzyme-Linked ImmunoSorbent Assay) que comúnmente se usa para detectar la presencia del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

“Para desarrollar un nuevo método menos invasivo, se estudió la morfología del parásito Trypanosoma cruzi, las características sanguíneas al momento de su infección (cantidad de glóbulos blancos, glóbulos rojos, plaquetas) y los patrones de variación en la concentración de estos parásitos en la sangre. Este dato se predice a partir de la velocidad con que la sangre se mueve en el cuerpo, particularmente en el corazón. Para capturar la información, se emiten señales ultrasónicas bajo la técnica de procesamiento de señales Doppler”, apuntó.

Procesamiento de señales Doppler

Esta técnica grafica las señales del ultrasonido filtradas, moduladas y ampliadas para obtener los picos de interés en el mosaico de señales, las cuales están en el orden de cinco kilohertz. A partir de esto, se detectan las diferencias de presiones en el flujo de la sangre, la cual es caracterizada por ciertas concentraciones y morfologías del parásito.

Al ser procesadas por diferentes herramientas de interpretación de las señales, se obtiene un espectro con los datos de cada señal capturada.

“Nuestra metodología permite asociar las lecturas del ultrasonido con ciertas condiciones de la sangre al iniciarse la infección de Trypanosoma cruzi en condiciones determinadas. Significa que predice el estado inmediato del paciente afectado por la enfermedad de Chagas, lo cual hasta ahora se ha dificultado con los métodos actuales. Además, las señales Doppler son rápidas de obtener, permitiendo producir más pruebas de detección en menos tiempo y con menores costos”, agregó.

Importancia del sistema circulatorio

La técnica con ultrasonido estudia el sistema circulatorio debido a la importancia de este en el ciclo de vida del parásito, particularmente en la región de Yucatán, donde a diferencia de otros lugares, la bacteria tiende a parasitar el corazón.

Sin embargo, aún se requiere hacer conteos e identificación del parásito a través de fotografías de segmentación.

Categorías
Ciencia

Infectados de VIH enfrentan daños en la microbiota

Las personas con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) enfrentan diversos problemas con la función de la microbiota encargada de ayudar con la nutrición, el metabolismo y de prevenir la colonización por agentes patógenos.

La microbiota nativa compite por el alimento y el espacio con los patógenos, lo que evita la colonización en el intestino y otros sitios anatómicos, explicó la investigadora del Centro de Investigación en Enfermedades Infecciosas (Cieni), Sandra Pinto Cardoso.

“Uno adquiere la microbiota de su madre al nacer y a partir de ahí comienza un proceso muy dinámico, en donde el sistema inmunológico se educará para reconocer los microorganismos nativos y no montar una respuesta inmune ante ellos”, indicó la investigadora.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la doctora mencionó que cuando se tiene tres años de vida, cada persona cuenta con una microbiota propia que será constante hasta alrededor de los 66 años.

Sin embargo, en las personas con VIH hay un fuerte desequilibrio en el control de la microbiota, pues una gran cantidad de infecciones por patógenos e incluso infecciones oportunistas por microorganismos nativos comienzan a surgir.

La especialista manifestó que el problema con la infección por VIH es que afecta la microbiota intestinal por dos razones; la primera se debe a los daños anatómicos que este virus causa al intestino.

Esto se debe porque el VIH ataca los linfocitos CD4 y es en la lámina propia del intestino donde se encuentra 60 por ciento de estas células, explicó Pinto Cardoso.

“Por ello, el virus presenta un tropismo muy fuerte hacia este tejido donde causa la disminución de las células inmunes que deberían controlar los microorganismos en el sitio, y además causa daños estructurales, pequeños hoyos en la barrera intestinal”, detalló.

La doctora mencionó que el segundo factor de riesgo para la microbiota de las personas con VIH es la necesidad de tomar antibióticos de manera constante, ya sea por la profilaxis o por las infecciones que se presentan.

Estos fármacos son los agentes que más llegan a afectar la microbiota, en particular, los antibióticos de amplio espectro no son discriminativos, pues matan todas las bacterias de cierto grupo, incluyendo las nativas, expuso la especialista.

Señaló que estos daños anatómicos y el deterioro de las defensas de la barrera intestinal podrían disminuir el control sobre la microbiota intestinal, sin mencionar la muerte de las bacterias comensales que podría dar pie para que bacterias patógenas afecten o desplacen a las bacterias benéficas para la salud.

Por lo anterior, la investigadora inició un estudio sobre hongos y bacterias nativos en el tejido intestinal para observar cómo la microbiota en este sitio se modificó en los pacientes con VIH.

Pinto Cardoso subrayó que detectar a los microorganismos particulares en las personas con o sin VIH permitiría encontrar la manera de restaurar la microbiota alterada en los individuos infectados con el virus.

En la actualidad existen las alternativas del uso de probióticos, prebióticos y simbióticos para la restauración de la microbiota, pero se necesitan estudios más concluyentes para instaurarlo como un tratamiento en los pacientes con VIH, precisó.

La investigadora subrayó que las asociaciones entre los diferentes microorganismos son importantes para explicar el funcionamiento completo de la microbiota.

“Es por esto que es importante estudiar todos los componentes, pues los virus, bacterias y hongos tienen mecanismos de interacción y comunicación entre ellos que finalmente propician la homeostasis con el hospedero”, añadió.

Aunado a esto, dijo que las personas con VIH son afectadas por enfermedades oportunistas producidas por bacterias, hongos y virus por igual, incluso pueden sufrir varias infecciones por diferentes microorganismos al mismo tiempo.

Debido a que el VIH ataca diferentes sitios anatómicos, en el Cieni se buscará ampliar el análisis de los tres componentes mayoritarios de la microbiota en otros sitios anatómicos, como la piel o los ojos.

Si se logra restaurar la microbiota de lugares anatómicos propensos a las infecciones oportunistas en los pacientes con VIH, se recuperaría una de las funciones alteradas en estas personas y se mejoraría su calidad de vida, aseguró la investigadora.

NTX

Categorías
Mundo

Anillo vaginal, nueva esperanza para que mujeres eviten contagio del sida

En un nuevo intento por ganar la batalla al sida, un anillo vaginal que ayuda a prevenir la transmisión del virus podría convertirse en la esperanza de millones de mujeres que viven bajo un alto riesgo de contagio, especialmente en los países más pobres.

El anillo, que libera poco a poco un fármaco antirretroviral, ha sido presentado hoy por la Asociación Internacional para los Microbicidas (IPM, en inglés), una entidad sin ánimo de lucro que participa en la conferencia internacional Women Deliver.

“Aunque muchos hablan de que el fin de la epidemia está cerca, la batalla todavía no ha terminado. Las mujeres siguen infectándose a niveles muy altos en África Subsahariana”, explicó a Efe la directora ejecutiva de IPM, Zeda Rosenberg, quien precisó que seis de cada diez afectados de esta región son mujeres.

Anillo vaginal que ayuda prevenir el VIH-sida (EFE)
Anillo vaginal que ayuda prevenir el VIH-sida (EFE)

Este anillo de silicona, que se coloca en la vagina y debe ser sustituido cada cuatro semanas, pretende ayudar a atajar la epidemia en la región, donde las mujeres de entre 15 y 24 años tienen el doble de posibilidades de contraer el VIH que los hombres.

Con este nuevo método, similar al anillo vaginal anticonceptivo, las mujeres pueden tomar el control sobre su salud sin necesidad de negociar con su pareja -algo que deben hacer en la mayoría de países en vías de desarrollo- e incluso evitar el contagio en caso de sufrir una violación.

Tras realizar varios experimentos en África Subsahariana para demostrar su efectividad, el anillo está ahora bajo un nuevo estudio -cuyos resultados se conocerán a partir de julio- como paso previo a conseguir la aprobación regulatoria que permita su comercialización.

“El siguiente paso es que las mujeres que lo necesiten tengan el anillo vaginal en sus manos. Si todo va perfectamente, podemos tenerlo en el mercado a finales de 2018. Nuestro objetivo es que el precio esté por debajo de los 5 dólares por unidad”, explicó Rosenberg.

Activistas y expertos que participan estos días en el encuentro Women Deliver para trazar nuevas estrategias que permitan mejorar la salud de niñas y mujeres han recibido con entusiasmo este avance científico que podría marcar un antes y un después en la lucha contra el sida, especialmente, en el continente africano.

“Lo más importante es que el anillo puede usarse sin el consentimiento del hombre y que las mujeres tendrán la opción de elegir por ellas mismas”, dijo a Efe la activista de derechos humanos sudafricana Yvette Raphael.

Uno de los principales retos, explica, es trabajar codo con codo con las comunidades locales, explicarles las ventajas del nuevo fármaco y conseguir su aceptación porque, sin ella, pocas jóvenes se atreverán a usarlo.

Por eso, IPM trabaja con activistas como Raphael en el terreno para presentar el anillo vaginal como una opción más para protegerse contra el VIH, recordándoles que no debe ser un sustituto, sino un refuerzo a otros métodos como los preservativos.

Desde 2012, IPM ha realizado diferentes estudios en los que participaron más de 2.600 mujeres de entre 18 y 45 años con alto riesgo de contagio en Sudáfrica, Uganda, Zimbabue y Malaui y que probaron que este método permitió reducir los contagios hasta un 56% en mujeres mayores de 21 años.

Más allá de los retos científicos, el gran desafío para desarrollar este anillo vaginal ha sido la financiación, ya que cada vez resulta más difícil conseguir aliados -especialmente cuando se trata de métodos de prevención- ante el gran número de investigaciones que se producen actualmente.

Sin embargo, el proyecto cuenta con el apoyo de algunas grandes compañías y de gobiernos como el de Dinamarca.

“Desafortunadamente la investigación tiene cada vez menos interés para los donantes. Por eso decidimos invertir en el anillo vaginal, porque queremos hacer todo lo que sea posible para intentar frenar la epidemia del sida”, afirmó la principal asesora de sanidad en el ministerio danés de Asuntos Exteriores, Sanne Helt.

EFE

Categorías
Mundo

Tiene 15% de infectados con VIH un virus resistente en México

El 15 por ciento de los pacientes infectados con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en México, sin antes haber recibido algún tratamiento, portan un virus resistente a los antirretrovirales, revela un nuevo estudio.

El estudio de resistencia pretratamiento que aún se realiza busca conocer el grado de resistencia de los virus que circulan en México en individuos que todavía no empiezan con el tratamiento antirretroviral, indicó el doctor Santiago Ávila Ríos.

“Así como las bacterias circulan ya con resistencia a antibióticos, también se sabe que mientras más se están usando los fármacos antirretrovirales, empiezan a circular cepas de virus que ya tienen resistencia a esos fármacos”, subrayó el líder de la investigación.

El estudio lo realiza el Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas (Cieni) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

También participan la Organización Panamericana de la Salud, el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida (Censida) y clínicas nacionales, que con encuestas pretenden saber el grado de farmacorresistencia de los virus en el país.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Ávila Ríos mencionó que la resistencia del VIH a los medicamentos de primera elección produciría un problema de salud pública, pues se necesitaría aplicar tratamientos más costosos a los pacientes.

La primera fase de la investigación en México ya concluyó luego de que con ayuda de Censida, clínicas y hospitales de 14 estados del país se enviaron muestras de sangre de pacientes con VIH al Cieni, para realizar estudios moleculares de resistencia a fármacos.

Los resultados arrojaron que en México existe 15 por ciento de infectados con VIH que tienen resistencia a los fármacos. Por su parte, 10 por ciento de los virus analizados presentó renuencia al efavirenz, uno de los medicamentos de primera línea en México.

El efavirenz también mostró una baja barrera genética (fácil para el virus desarrollar resistencia a sus efectos), pues necesita una sola mutación para ser resistente, comentó el investigador.

Dicha mutación se propaga de manera fácil entre los virus y no revierte cuando pasa de un paciente a otro, por lo que se mantiene en la población y ocasiona que la resistencia al fármaco se acumule en México, sostuvo Ávila Ríos.

“Es momento de pensar si este medicamento debe seguirse utilizando y cómo debe utilizarse, o si es momento de cambiar a otra familia de fármacos de primera línea alternos. Los pacientes que no tienen resistencia responden excelentemente a este medicamento”, dijo el investigador.

Sin embargo, antes de cambiar este medicamento el especialista recomienda analizar el impacto económico que tendría el cambio por su alto costo debido a que el tratamiento es muy eficaz, por lo que el problema radica en detectar la resistencia transmitida.

“Los resultados de este estudio son representativos a nivel nacional, por lo que pueden utilizarse para tomar decisiones a nivel de salud pública. Hay que tomar acciones para reaccionar ante este resultado”, señaló Ávila Ríos.

En la actualidad, el siguiente paso de la investigación es evaluar las opciones de acción para tomar decisiones. Además, se busca realizar un vínculo entre conocimiento científico y políticas de salud para ofrecer acciones en beneficio de la sociedad.

NTX

Categorías
Ciencia

Detectan 100 nuevos casos del virus del Sida

En el primer trimestre del año se han detectado en Tamaulipas 100 nuevos casos de personas infectadas con el virus del Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (VIH SIDA), principalmente jóvenes entre 25 y 30 años que tienen dos o más parejas sexuales.

Así lo reveló Alejandro Cortez Calderón, responsable del Programa VIH-SIDA, de la Secretaría de Salud en la entidad, al indicar que en las revisiones que se hacen en Centros de Salud, aparecen también amas de casa.

Dice que en el caso de las mujeres que confían en la fidelidad de sus maridos y en las relaciones sexuales no utilizan condón, por la supuesta confianza en la pareja, se ha disparado porque no había tal fidelidad.

Un filtro importante en la relación de pareja es cuando van a contraer matrimonio y se les pide la prueba para verificar que se encuentren libres de ese padecimiento.

Cita que el mayor número de casos se registra en las ciudades más pobladas de la entidad como son las jurisdicciones sanitarias de Reynosa y Tampico.

Categorías
Empresa

Mujeres en edad reproductiva, sector más vulnerable a contraer VIH

El grupo de mujeres jóvenes representa hoy el sector con mayor riesgo de contraer el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) debido a su estado de vulnerabilidad social, aunque el mayor número de casos se registra en hombres que tienen contacto sexual con su mismo género.

Así lo señalaron Patricia Volkow, del Instituto Nacional de Cancerología; Andrea González, de la Secretaria de Salud del gobierno de la Ciudad de México, y Ana Amuchástegui, académica de la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Xochimilco.

Indicaron que alrededor del 21 por ciento de los casos de VIH se presenta en el sector femenino –uno de cada cinco individuos infectados–, la mayor parte de éstas (93 por ciento) fueron contagiadas por su pareja heterosexual estable.

Al participar en el Seminario Permanente de Género y Salud, organizado por la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, consideraron que la mayor parte de las mujeres infectadas en su hogar no se identifican como personas en riesgo, de hecho esta enfermedad se engloba dentro de otra epidemia: la violencia hacia las mujeres.

Volkow apuntó que al inicio de la epidemia ellas se situaban en la periferia del “huracán”; sin embargo, hoy ocupan el centro del mismo por constituir la mitad de casos de esta enfermedad en el mundo y, además, sus características sociales y biológicas las coloca en mayor riesgo de contraer el virus y menor posibilidad de protegerse de éste.

Esta epidemia es producto también de las desigualdades y normas de género perjudiciales que promueven prácticas sexuales de riesgo y reducen el acceso de ellas a los servicios de salud reproductiva y sexual.

Consideró que es importante trabajar “para combatir esas diferencias si se desea aminorar el peso de la epidemia en términos generales, pero muy en particular en mujeres y niñas para que aprendan a protegerse”.

Por su parte, Andrea González destacó que el tema de la prueba del VIH sigue siendo un tabú en el país. Las adolescentes usuarias de drogas son el grupo de mayor riesgo de infección.

El embarazo en adolescentes, la violencia de género y los problemas cognitivos y de salud mental son condiciones que incrementan la vulnerabilidad del género femenino al virus.

Además, planteó la necesidad de reducir la incidencia de embarazos en adolescentes como una medida de salud para evitar riesgos y vulnerabilidades. El capital social que esto representa podría contribuir a modificar estructuralmente el contexto de riesgo, señaló.

Para Ana Amuchástegui, psicóloga social y experta en estudios de género, el sexo desprotegido con pareja estable es el principal factor de riesgo para las mujeres, lo que implica que se infecten por prácticas sexuales que por norma cultural deben cumplir: ser monógamas y tener sexo desprotegido.

Eso no tiene que ver con la sumisión o con la ignorancia, “sino con que en este país la construcción social de la epidemia, desde el principio, estuvo vinculada a llamados grupos de riesgo hoy transformados en poblaciones clave: hombres homosexuales, trabajadoras, trabajadores sexuales y mujeres transgénero”.

NTX

Categorías
Ciencia

Estudian los efectos de la mariguana en pacientes con VIH

El Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), de la Universidad de Guadalajara, estudia los efectos de la mariguana en el sistema inmune de las personas contagiadas con los Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y hepatitis.
En dicho estudio participan un grupo de 124 pacientes con esos dos padecimientos, quienes también fuman mariguana, detalló el investigador del CUCS, Octavio Campollo Rivas, en un comunicado de esa casa de estudios.

Al presentar los avances de la investigación en el Foro Nacional sobre el Consumo Lúdico de la Mariguana, que se realizó en Cancún en enero, el especialista indicó que estudios en el mundo encontraron que la mariguana tiene efectos en el sistema inmunológico.

Campollo Rivas explicó que estos efectos que demostraron de forma terapéutica se asocian a algunos canabinoides en problemas convulsivos, epilepsias, esclerosis múltiple, las cuales son enfermedades con un componente inflamatorio importante.

“Parece que cierto tipo de canabinoides puede ayudar”, señaló Campollo Rivas, quien resaltó la necesidad de que el tema se discuta.

“Ya que es un grupo de pacientes que al usar la mariguana recuperan un poco el apetito. Esto se ha visto desde hace mucho tiempo, pero lo que no se ha estudiado a profundidad es cuál puede ser el efecto de la marihuana en personas con la doble infección”, comentó.

Por otro lado, el científico dijo que aún no es posible asegurar qué efecto tiene la mariguana sobre el hígado, pues dependerá de la dosis, el tiempo de uso y concentración de la planta.

Sin embargo, adelantó que en los próximos seis meses podrían tener más resultados sobre la investigación que llevan a cabo.

NTX