Ella se dejó crecer la barba y se sintió más sexy y femenina que nunca

268

Rose Geil, de 39 años, batalló durante 25 años con el exceso de vello facial y corporal. En todo ese tiempo tuvo que afeitarse y recurrió a carísimos tratamientos para eliminar el vello, pero no tuvo éxito.

Su condición la llevó a deprimirse, a perder la confianza e incluso afectó su vida social, pero hace ocho meses decidió dar un cambio radical a su vida. Esta carismática chica de Oregon decidió dejarse de rasurar y poner fin a su tristeza; desde entonces Rose se siente más sexy y femenina que nunca.

Desde los 13 años, en plena adolescencia, Rose empezó a afeitarse todos los días, pues el exceso de vello facial le molestaba y la hacía sentir incómoda, y no quería que la gente se diera cuenta de este problema.

“Nunca me di cuenta del impacto emocional tan grande hasta que fue creciendo. Antes pensaba que era una angustia adolescente común y corriente . Mis amigos no sabían nada, lo escondí muy bien. Fue muy agotador mantenerlo oculto”, confesó a Metro.UK.

Rose también contó que su mamá sabía por lo que ella estaba atravesando, pero nunca hizo mucho por ayudarla. Intentaron darle medicamentos y pastillas anticonceptivas para reducir el crecimiento del vello, pero no dio resultado.

Con respecto a sus relaciones sentimentales, no fue fácil para Rose. “Recuerdo haber ido al baile de graduación mi cita empezó a acariciar mi cara, me horroricé tanto de que se diera cuenta de mi secreto que rompí con él y me alejé de nuestro grupo de amigos para no estar expuesta”.

Hace poco menos de un año Rose se dio cuenta que no podía seguir ocultando su condición por más tiempo y decidió hacer algo al respecto: “Estaba tan agotada de intentar esconder mi barba todos los días y sentirme miserable”.

“Hacer crecer mi barba ha sido una experiencia increíble. Fue difícil emocional y físicamente en un principio, pero por fin dejé de afeitarme”, aseguró.

Afortunadamente su familia y amigos han la han apoyado durante su proceso, sobre todo después de enterarse lo mucho que esto le había afectado durante años.

“Definitivamente me siento más femenina, atractiva y sensual. Me siento más femenina y eso tiene que ver muy poco con mi apariencia física; viene de mi actitud y de darme la oportunidad de ser libre de ser como soy”.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.