Remodelan anfiteatro de la Facultad de Medicina de la UNAM

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) remodeló el Departamento de Anfiteatro de la Facultad de Medicina para que sus estudiantes trabajen con procedimientos de mínima invasión y con alta tecnología.

El jefe del Departamento de Anfiteatro, Diego Pineda Martínez, explicó que el anfiteatro cuenta con un incinerador de última generación; sistema de inyección y extracción que permite limpiar el aire; un drenaje con trampas; una cámara de congelación y otra de refrigeración, así como aparatos mecánicos que permiten mover y trasladar los cuerpos.

En un comunicado refirió que el crematorio fue traído de Estados Unidos y es único en América Latina; calienta a más de mil 500 grados centígrados y no es contaminante, pues registra cero emisiones, ya que sólo sale vapor de su chimenea.

El académico señaló que los cadáveres tardan entre 45 y 60 minutos en consumarse y es más rápido que otros debido a las sustancias aplicadas para acelerar su combustión.

También cuenta con un sistema de monitoreo que funciona las 24 horas y si surgiera alguna falla, inmediatamente se avisa desde la central ubicada en Estados Unidos y de no obtener respuesta, ellos tienen acceso y pueden bloquear el equipo.

“Su sistema de inyección y extracción de aire limpia el ambiente de forma constante y purifica los malos olores. Así, el oxígeno que se respira es nuevo y no se contamina”, puntualizó en un comunicado.

Resaltó la importancia de los trabajos de remodelación en los sistemas sistema de drenaje y de trampas que atrapa la grasa del material biológico y que para mantener su buen estado se limpian continuamente.

Asimismo, el anfiteatro cuenta con una cámara de congelación de -18 grados Celsius y otra de refrigeración de -2 grados, “algo que ninguna universidad de Latinoamérica posee”.

“Este punto es fundamental para los diferentes procesos de estudio de la anatomía humana, pues en ocasiones es necesario emplear temperaturas muy bajas y en otras sólo enfriar”, explicó.

Para mover los restos humanos se tiene una maquinaria tipo grúa que permite trasladarlos de un lado a otro con la dignidad necesaria y se disponen de 500 sitios individuales para guardar a cada uno de los occisos.

Pineda Martínez recordó que los métodos de preparación eran antiguos y no se tenía la infraestructura requerida para técnicas más actuales.

En la actualidad es factible practicar cirugías de mínima invasión como laparoscopias, artroscopias, endoscopias y rinoscopias en las que se practica un pequeño orificio y se mete una cámara para operar.

“Asimismo, hay una dignificación importante de los cuerpos, desde su recepción y almacenamiento hasta la realización de los procedimientos”, comentó.

En ese sentido, indicó que la Facultad de Medicina recomendará a los estudiantes que practiquen con cadáveres y si se enfrentan a un caso real tendrán la experiencia necesaria.

El Departamento de Anfiteatro de la UNAM atiende a más de nueve mil residentes de posgrado, mil 800 estudiantes de pregrado de primer año, así como a las facultades de Estudios Superiores Iztacala y Zaragoza, e incluso a la de Odontología.

NTX