Necesario prever gastos cuando bebés olvidan su torta bajo el brazo

Algunas parejas planean la llegada de un bebé con mucho tiempo de anticipación, lo que les permite ahorrar para los futuros gastos, pero existen otras que reciben de manera sorpresiva el anuncio de la llegada de la cigüeña sin considerar que el retoño implica importantes ajustes a la economía familiar.

En ambos casos, para enfrentar esta situación, Financial Group ofrece algunas recomendaciones para superar los costos que implica traer un bebé al mundo, sin centrar las esperanzas de la familia en que éste traiga o no su “torta bajo el brazo”.

La firma aconseja anticipar el alumbramiento del bebé al realizar cambios en los gastos sin hacer grandes sacrificios; por ejemplo, si la pareja acostumbra ir una vez por semana al cine puede hacerlo una vez al mes, o bien, implementar el cine en casa.

Los futuros padres también pueden reducir el dinero que invierten en comidas fuera del hogar, así como evitar realizar gastos innecesarios.

A su vez, sugiere liquidar todas las deudas posibles antes del nacimiento de nuevo integrante de la familia para evitar sobre endeudamiento.

De esta manera se podrán enfrentar los pagos de hospitalización por parto o cesárea, así como los derivados por la adquisición de mobiliario especial para el bebé, vacunas y compra de pañales, uno de los gastos cotidianos más onerosos.

La financiera subraya que hacer ajustes al presupuesto familiar puede ser difícil en un principio, pero es la manera más fácil de cubrir los gastos para que el tiempo de espera de un bebé no sea nublado por las deudas.

La institución recuerda que los costos de un parto oscilan entre cuatro mil y 23 mil pesos mientras que por una cesárea pueden ir de seis mil a 34 mil pesos, de acuerdo con un estudio realizado en 2013 por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

La compañía explica que en materia de finanzas personales no existe una receta infalible para reducir gastos; sin embargo, en esta etapa recomienda a las futuras mamás utilizar la fórmula del ahorro: ingreso menos ahorro, igual a gastos.

Para cumplir con lo anterior aconseja descontar al menos 10 por

ciento del ingreso familiar e invertirlo en una herramienta destinada a la planificación de la llegada del nuevo miembro de la familia.

De esta manera, la mitad del ahorro podría ser destinado para la llegada del bebé, la otra mitad y el ahorro subsecuente podría ser para la educación del menor.

Al respecto aclara que el ahorro para la educación superior del bebé debe hacerse con mecanismos de inversión diseñados para cumplir una de las metas financieras mas importantes para la mayoría de los padres.

Para realizar dicha elección aconseja contar con asesoría para elegir el producto financiero adecuado de acuerdo con los ingresos egresos y años de ahorro.

Es importante considerar que los adultos jóvenes no sólo quieren formar una familia, también desean tener una casa propia, por lo que es importante considerar los compromisos de gastos en un futuro cercano como los que implica una hipoteca.

“Hacer crecer la familia es parte de la vida por lo que la disciplina del ahorro es fundamental para poder cumplir con cada meta de la vida y cada etapa del crecimiento de tus hijos” apuntó Financial Group.

En tanto, la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore) explica que las mujeres no sólo ahorran más que los hombres, sino que enfocan la mayor parte de su dinero en cosas que benefician a la familia.

NTX

Dejar un comentario