Error humano provocó coloración verdosa en piscinas olímpicas

319

Los organizadores de Rio-2016 vaciaron hoy las piscinas olímpicas para rellenarlas con agua limpia, resuelto ya el misterio de su drástica coloración verde.

La medida demoró, pero finalmente los responsables del Centro Acuático Maria Lenk decidieron verter un millón de galones de agua procesada, tras dejar que el desastre se fuera por el desagüe.

Tras días de suposiciones, al fin se supo que alguien accidentalmente vertió 160 litros de peróxido de hidrógeno, sustancia usada para la limpieza de piscinas, pero que impide a la cloroquina cumplir su rol: matar bacterias y micro-organismos.

Tal pifia humana propició que las aguas celestes se convirtieran en un alarmante caldo verde, que forzó incluso el cierre temporal del tanque de clavados porque sus aguas “olían a pedo”, según un deportista alemán.

Si bien los organizadores insisten en la inocuidad de las aguas, era necesario hacer algo por la imagen del evento, y para garantizar la transparencia que permita evaluar las competencias de nado sincronizado, que comienzan este domingo.

La Jornada

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.