Dzhokhar Tsarnaev admite su culpabilidad por el atentado en Boston

Dzhokhar Tsarnaev compareció el miércoles ante el tribunal que podría condenarlo a muerte si lo halla culpable de colocar una bomba que según los fiscales estaba diseñada para “destrozar gente y crear un espectáculo sangriento” en la Maratón de Boston. Hoy, la defensa hizo una sorprendente confesión, reconociendo la culpabilidad del acusado, pero argumentando que fue fuertemente influenciado por su hermano Tamerlan, de 26 años.

“La selección del jurado ha retrasado más de un mes el inicio de juicio”

“Creía que era un soldado en una guerra santa contra los estadounidenses”, dijo el fiscal federal William Weinreb.

“También creía que al lograr esa victoria, había dado un paso hacia el paraíso. Ese era su motivo para cometer estos crímenes”, cita The Associated Press.

Tsarnaev, de 21 años y pelo desgreñado, se repantigó en su asiento y clavó los ojos en el fiscal que pronunciaba su alegato inicial en el juicio por terrorismo que más apasiona al país desde la bomba de Oklahoma City hace más de 20 años.

Vestido con saco y camisa, el joven de 21 años musulmán de origen checheno, escuchó sin mostrar reacción alguna el alegato inicial del fiscal federal William Weinreb, quien revivió las sangrientas escenas registradas por las explosiones de dos bombas artesanales cerca de la línea de llegada del maratón.

“El objetivo era matar tantas personas como fuese posible”, dijo el fiscal, recordando que algunas “se desangraron hasta morir en la acerca” por los ataques de los cuales se responsabiliza a Djokhar y su hermano Tamerlan, de 27 años entonces y abatido por la policía cuatro días después del hecho, indicó por su parte la Agencia France Press.

La sala de audiencia del tribunal presidido por George O’Toole estaba repleta para la apertura del proceso de este joven que podría ser condenado a la pena capital si es declarado culpable del peor atentado cometido en suelo estadounidense desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

The Associated Press

Dejar un comentario