Duda el jefe delegacional que la detención de Abarca haya sido en Iztapalapa

El jefe delegacional de Iztapalapa, Jesús Valencia Guzmán, afirmó que la información sobre el operativo por el que se aprehendió al ex alcalde de Iguala José Luis Abarca Velázquez y a su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, así como la actuación posterior de la Procuraduría General de la República (PGR), da lugar a muchas dudas de que efectivamente la detección de dicha pareja se haya efectuado en esa demarcación.

En entrevista, y posteriormente en un comunicado, el funcionario indicó que existen detalles que resultan pocos claros sobre el trabajo realizado la madrugada del martes por las autoridades federales que la PGR está obligada a explicar, porque no se vale que ante uno de los temas más difíciles que vive el país se esté intentando hacer un vínculo político.

Cuestionó el hecho de que no hayan asegurado las casas donde fueron encontrados los detenidos, pues habitualmente cuando se realiza un cateo se clausura y se toma posesión del inmueble. Se trata de una de las investigaciones más difíciles que existen en el país, por qué no se adoptaron esas medidas, apuntó.

También reparó en el sigilo con que se dio a conocer la información y el hecho de que nadie en la colonia Santa María Aztahuacán escuchó nada durante el operativo, a pesar del número de vehículos que se utilizó. A lo mejor efectivamente son muy certeros y no despertaron a nadie, agregó y señaló que incluso entre los propios vecinos existen dudas.

Si ahí los encontraron que se compruebe. Yo tengo algunas dudas. Me cuesta trabajo, no tengo los elementos que tienen el Centro de Investigación y Seguridad Nacional o la PGR, pero mi deber es decir que en Iztapalapa, con 2 millones de habitantes, pasan muchas cosas buenas todos los días y en un lugar complejo, con tanta gente, pueden pasar algunas situaciones con las que no estamos de acuerdo, expresó.

Señaló que el responsable de explicar exactamente qué fue lo que ocurrió es el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, y no sólo decir: los detuvimos en alguna casa en Iztapalapa, sin dar detalles del operativo.

Si ahí fue, sólo tendrán que informarnos de manera adecuada para hacerlo creíble, insistió.

Criticó que en lugar de dichos de la autoridad se hagan filtraciones, en alusión a la información relacionada con la familia Berumen.

Que digan exactamente las cosas, fue ahí, y que no se quieran meter en un entorno político que yo no le vería, en este momento, razón de ser, puntualizó.

También expresó que si hay elementos que comprueben que realmente fueron encontrados en Iztapalapa, no se tiene por qué estigmatizar a la delegación, porque pudo haber sido en cualquier otro lugar del valle de México, como ha ocurrido con la detención de narcotraficantes.

El delegado Valencia Guzmán también se deslindó de los Abarca-Pineda y de la familia Berumen, con quienes, aseguró, nunca ha tenido contacto personal ni laboral.

La Jornada

Dejar un comentario