Donadores cadavéricos son casos con muerte cerebrovascular

La mayoría de los donadores cadavéricos captados en el Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco fallecieron a causa de una enfermedad cerebrovascular o alguna malformación arteriovenosa, siendo los menos, los pacientes que perecieron a consecuencia de un accidente.
El encargado de la Coordinación Hospitalaria de Donación de Órganos y Tejidos en el nosocomio, Ezequiel Martínez Cruz, explicó que dentro de los criterios de inclusión de posibles donadores con muerte encefálica sí se consideran a algunas personas con enfermedades crónicas.

“Siempre y cuando no hayan perdido la funcionalidad de sus órganos, por lo contrario se excluyen como donantes a pacientes con enfermedades infecciosas o con neoplasias”, afirmó el especialista del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En la actualidad, dijo, los órganos que con mayor frecuencia logran captarse en el IMSS Jalisco son en principio riñón, córneas e hígado, que coincide con los trasplantes realizados en el Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO).

De hecho, manifestó que aunque mucho se ha avanzado en la procuración de órganos provenientes de donadores cadavéricos, aún existen amplias listas de personas que se encuentran a la espera de recibir un órgano.

En este sentido, mencionó que en la actualidad la lista de espera en materia de riñón asciende a alrededor de tres mil 100 pacientes, en tanto que la de córneas a mil 500 y la de hígado a cerca de 20 personas.

Señaló que después de las donaciones captadas en el IMSS Jalisco primordialmente en el Hospital de Especialidades, entidades como Michoacán, Zacatecas y Aguascalientes son las principales proveedoras de órganos y tejidos para pacientes del Seguro Social.

Recordó que a nivel nacional, el 70 por ciento de los trasplantes de órganos se practican en hospitales del Seguro Social.

La mayoría de los donadores cadavéricos captados en el IMSS Jalisco dijo se encuentran entre los 17 y 55 años, sin embargo se han recibido órganos de personas incluso entre los 60 y 70 años cuyos órganos se han encontrado en buenas condiciones y que han sido trasplantados a pacientes de la misma edad.

Señaló que la mayoría de donadores cadavéricos fueron atendidos en los servicios de Urgencias, Unidad de Cuidados Coronarios o Neurología.

Detalló que cuando se produce la muerte cerebral del paciente, el equipo de procuración de órganos aborda a la familia para plantearle la posibilidad de que autoricen la donación. En este proceso se respeta el tiempo que los familiares requieran para tomar una decisión, que deberá ser unánime.

No obstante, precisó el especialista, un familiar deberá autorizar legalmente la donación; si se trata de un paciente cuyo estado civil era soltero podrá hacerlo su madre o padre o algún hermano.

Si se trata de una persona casada podrá aprobar la donación su esposo (a), si no se encontrara en disposición, pueden hacerlo los hijos, o como tercera opción el concubino (a).

Enfatizó en que si la persona no contaba con familiares, el proceso legal de la donación no podrá efectuarse.

Añadió que para efectos del trámite legal se debe contar con testigos, y se requiere de la intervención del Ministerio Público (MP) cuando es un caso de medicina legal, es decir que el paciente no haya fallecido por enfermedad, sino por algún accidente u otra circunstancia.

Admitió que alrededor del 20 por ciento de los familiares expresa negativa a autorizar la donación de órganos de su familiar fallecido.

Recordó que la donación es un acto de amor que puede salvar la vida de varias personas.

Recomendó que si en vida una persona tiene la convicción de ser donador de órganos llegada su muerte, puede comunicarlo y expresarlo a sus familiares cercanos para que cuando ocurra ese momento sus seres queridos estén en disposición de realizar ese procedimiento.

NTX

Dejar un comentario