Desde enero se podrá recetar morfina a enfermos terminales

A partir de enero, los médicos con cédula profesional podrán recetar morfina a pacientes con enfermedades terminales, como cáncer, mediante un mecanismo de control electrónico a cargo de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Para tal efecto, habrá mayor disponibilidad de la sustancia en farmacias y con distribuidores, para aumentar el acceso a este producto farmacéutico en beneficio de los pacientes.

La morfina es uno de los insumos indispensables para ayudar a las personas a tener buena calidad de vida cuando los medicamentos para el control de sus enfermedades ya son insuficientes.

México es el más rezagado en el acceso a las terapias de cuidados paliativos en América Latina, con un consumo per cápita de dos miligramos, mientras el promedio de la región es de seis, y hay países, como Argentina, donde llega a 10, dijo el titular de Cofepris, Mikel Arriola.

Publicación de criterios

Ayer se publicó en el Diario Oficial de la Federación la norma oficial mexicana (NOM) 011-SSA3-2014, la cual señala los criterios para la atención de enfermos en situación terminal mediante cuidados paliativos.

El sábado pasado, la Secretaría de Salud (Ssa) informó del acuerdo emitido por el Consejo de Salubridad General sobre el mismo tema, en el cual ordena que las unidades médicas que atienden a estos pacientes apliquen la guía de práctica clínica en cuidados paliativos.

El documento contiene los elementos para el manejo integral de los enfermos en hospitales, así como los que estén en sus casas y no puedan salir, en específico para el manejo del dolor. El organismo instruyó a que incluso los médicos del primer nivel (de clínicas familiares y centros de salud) también prescriban los tratamientos.

A la Cofepris le toca garantizar el acceso a las medicinas, principalmente la morfina, comentó Arriola.

En entrevista al término de la ceremonia de rendición de cuentas sobre el desempeño del Centro Integral de Servicios, a dos años de haber empezado a operar, el funcionario indicó que los fármacos para cuidados paliativos son controlados, es decir, se requiere llevar un registro en libros físicos; los restringidos habían estado limitados y contenían el nombre del médico tratante.

Las medidas eran rígidas y limitaban el acceso. Ahora, con apoyo de la tecnología, la Cofepris llevará el control electrónico de los libros para el registro del movimiento de las sustancias; habrá incentivos para los farmacéuticos a fin de que tengan disponible la morfina. Los médicos obtendrán los recetarios también en forma electrónica y sus nombres se registrarán en un formato digital, no visible en las prescripciones.

La venta de las sustancias será sujeta, igualmente, a un control electrónico sencillo.

El comisionado comentó que otra medida fue la integración de un equipo de expertos encargado de ubicar los sitios donde es posible obtener la morfina. De cualquier forma, el gobierno federal cuenta con 70 mil unidades de la sustancia, disponible para uso del sector público.

La Jornada

Dejar un comentario