Cristina Pacheco y UNAM reciben Medalla al Mérito

La periodista y escritora Cristina Pacheco y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) recibieron la Medalla al Mérito, que otorga el Festival del Centro Histórico de México, previo al concierto que ofreció la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM), en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

El presidente del Patronato del Festival, Fernando Estrada, entregó la Medalla al Mérito personal a la periodista Cristina Pacheco por su amplia cobertura televisiva en la que rescata las historias y tradiciones de la riqueza cultural.

Así como a la UNAM por el extraordinario trabajo de restaurar el ex convento de San Agustín en el Centro Histórico, de esta capital.

Al recibir la presea, Pacheco dijo que sobra decir cuanto aprecia esa medalla, por su origen, procedencia y desde luego por el compromiso y la fascinación que tiene por esta capital.

“Una ciudad que es un laberinto; lo camino, lo recorro, me pierdo y aunque a veces no lo encuentro y a veces no me encuentra, hay ocasiones privilegiadas en que tengo la fortuna de servirle”, apuntó Pacheco.

En tanto Jaime Martuscelli, coordinador de Asesores de la Rectoría, en representación del rector José Narro Robles, recibió la Medalla al Mérito y comentó que para la UNAM es motivo de enorme satisfacción la decisión del Patronato del Centro Histórico de otorgarle este reconocimiento.

Asimismo, puntualizó, que el galardón es resultado del evidente interés de la institución por contribuir a mantener la vida del Centro Histórico, y de ayudar a renacer lo que fue el antiguo barrio universitario.

Posteriormente, la OSM, bajo la dirección huésped de Robert Mikeyan, inició el magno concierto con la interpretación de “Andante festivo”, de Jean Sibelius (1865-1957).

La presentación musical siguió con la participación de la destacada violista estadounidense Kim Kashkashian, quien en compañía de la Sinfónica de Minería ejecutó magistralmente “Lachrymae op. 48ª, Reflexiones sobre una canción de Dowloand”, de Benjamín Britten (1913-1976), pieza que le valió las ovaciones del público.

En la segunda parte del concierto, la agrupación contó con la participación de la soprano Anabel de la Mora y del barítono Josué Cerón, así como de EnHarmonia Vocalis, quienes interpretaron “Réquiem”, de Tigran Mansurian (1939).

Dicha obra, que contiene los movimientos “I Réquiem”, “II Kyrie”, “III Diesi rae”, “IV Tuba irae”, “V Lacrimosa”, “VI Domine Jesu Christe”, “VII Sanctus” y “VIII Agnus Dei”, cuenta con un gran dramatismo coral e interpretativo, que supieron imprimir los cantantes tanto del bel canto como del coro, lo que les valió los fuertes aplausos de los asistentes.

NTX

Dejar un comentario