protesta-por-ayotzinapa

Caso Iguala, un acto de barbarie: Medina Mora

Eduardo Medina Mora, embajador de México en EU, señaló que el caso Iguala es un tema que no puede pasar desapercibido para nadie porque se trata de un “ acto de barbarie, un acto inhumano e inaceptable”.

Por ello, dijo que el Estado mexicano “ha puesto todos los elementos a su alcance para continuar con las líneas de investigación y con la búsqueda de los muchachos si pudieran estar todavía con vida. Hay 10 mil elementos federales en la búsqueda”.

“Todos nosotros, como seres humanos y como padres, no podemos sino simpatizar de una manera muy cercana con los padres de estos 43 estudiantes que desaparecieron y que presumiblemente han sido asesinados, según lo indican las principales líneas de investigación”, dijo.

Por otra parte, Medina Mora dijo que se necesita construir policías confiables que realmente respondan a su obligación constitucional de dar certidumbre a los ciudadanos.

‘Existen formas’ 

Ante los destrozos e incendio de edificios y automóviles en los que participan maestros de la CETEG, el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, afirmó que “la violencia no debe usarse para combatir a la violencia, el derecho no existe contra el derecho”.

El funcionario federal planteó que existen formas de protestas que deben “encontrar una respuesta por parte del Estado mexicano, que sea una respuesta satisfactoria”.

‘crisis de violencia’ 

El expresidente del PAN, Luis Felipe Bravo Mena, declaró que “la ausencia de humanismo” tanto en el Gobierno Federal como en la misma sociedad, ha generado la crisis de violencia y delincuencia que se vive actualmente en el País.

Sobre la delicada situación de violencia, opinó que hay que señalar los errores y hacer el esfuerzo para que el aparato político y la clase política “reaccionen inmediatamente”.

Bravo Mena declaró que los crímenes de Ayotzinapa son un reflejo de esa ausencia de humanismo en este gobierno y en la sociedad.

VÍCTIMA

Una de las víctimas encontradas en esa fosa clandestina era el sacerdote John Ssenyondo, indican peritos forenses. Evangelizaba en las comunidades mixtecas y desapareció el pasado 30 de abril. Originario de Masaka, Uganda, era miembro de la congregación Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús.

Vanguardia

Dejar un comentario