Cada país deberá tomar sus medidas por riesgo de cáncer en embutidos

Un individuo que consume más de 50 gramos diarios de carne procesada incrementa la probabilidad de sufrir cáncer de colon, pero son los sistemas de salud de cada país los que deben hacer las recomendaciones sobre el consumo de esos alimentos, consideró la investigadora Claudia Haydée González.

Respecto al comunicado que emitió la Organización Mundial de la Salud (OMS), que señala que el consumo de carne procesada como salchichas y jamón puede provocar cáncer, la especialista en biomedicina molecular aseguró que se trata de aseveraciones muy confiables.

Sin embargo, ello no debe producir todavía ningún tipo de alarma entre la población, añadió la académica del Departamento de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La académica de la Unidad Cuajimalpa de la UAM indicó que los gobiernos de cada país, a través de sus sistemas de salud, tendrán que elaborar directrices nutricionales para aconsejar a la población sobre si se debe limitar el consumo de carne roja y procesada.

“Aunque ya se conoce que comerla en exceso puede causar otras enfermedades de tipo cardiaco y obesidad”, reveló.

Informó que el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), perteneciente a la OMS, analizó 800 investigaciones de todo el mundo en las que encontró una asociación entre el cáncer de colon y el consumo de carnes procesadas y que, probablemente, también exista con la ingesta de carnes rojas.

Sin embargo, dijo, aún no queda claro cuál es el mecanismo que provoque cáncer, lo cual no está totalmente dilucidado, pues únicamente se analizó lo que se ha publicado en los últimos 20 años en materia epidemiológica de factores de riesgo; sin embargo, se cree que se generan carcinógenos durante el procesamiento de alimentos de ese tipo.

“Se ha visto que al procesar la carne ya sea por salazón, curado, fermentación, ahumado u otros métodos para mejorar su sabor o su conservación, se generan algunos compuestos cancerígenos”, explicó González De la Rosa.

Asimismo, destacó que las carnes rojas, provenientes de tejidos musculares de mamíferos, incluyendo la carne vacuna, porcina, ovina, equina y caprina, fueron clasificadas en el informe como probablemente cancerígenas, pero que aún no hay pruebas convincentes de que causen dicha enfermedad.

Finalmente, Claudia Haydée González apuntó que hay otros agentes que se han reportado como cancerígenos desde hace muchos años y que causan más muertes, como las bebidas alcohólicas y el consumo de tabaco.

NTX/