Aumenta uso de dispositivos móviles en niños mexicanos de dos años

El uso de videojuegos, tabletas y teléfonos celulares inteligentes entre niños de dos años de edad registra un aumento de 38 por ciento anual en México, por lo que se ha convertido en una situación que preocupa a los especialistas.
Y es que el uso infantil de los smartphones pasó de 8.0 a 40 por ciento en los últimos dos años, mientras que 63 por ciento de los niños mexicanos entre cuatro y ocho años de edad manejan dichos dispositivos sin ningún problema, de acuerdo a un estudio de Common Sense Media.

Para la Academia Americana de Pediatría (AAP), el uso de pantallas en menores de dos años puede desencadenar retrasos en su aprendizaje e incluso del idioma, y la luz que emiten altera la secreción de sustancias como cortisol o la melatonina, fundamentales para su desarrollo.

De acuerdo con el estudio de Common Sense Media, que realizó entre niños de cuatro a ocho años de edad, resulta sorpresiva la rápida manipulación y adaptación de los pequeños hacia los dispositivos de cualquier marca que se les proporcione.

A su vez, la directora general del centro SEDI para el desarrollo infantil, Patricia de la Fuente, aseguró que como distractor o manipulador del llanto, o simple consentimiento, los dispositivos pueden alterar el desarrollo y la salud de los pequeños del hogar.

“El mal uso de los dispositivos puede provocar irritabilidad, cambios de carácter y problemas de ansiedad a la hora de dormir”, en tanto que uno de los aspectos más preocupantes es que la generación “homelander” -nacidos en los últimos 15 años- está acostumbrada al uso indiscriminado de estos aparatos.

“Sin embargo, como padres debemos encontrar un equilibrio perfecto para que no se convierta en un detonador de malas prácticas en la vida social”, comenta la especialista en educación.

Por su parte, la psicóloga infantil Graciela Vilchis advirtió que proporcionar alguno de estos aparatos por un tiempo extendido a los niños puede afectar el desarrollo de sus habilidades sociales e incluso disminuir su capacidad de resolución de problemas, por ejemplo matemáticos.

Por lo anterior, las especialistas recomiendan a los padres de familia recalcarle al pequeño que este aparato no es un juguete y que sólo puede usarlo por un momento, siempre vigilado por un adulto.

Destacaron que la máxima exposición a estos dispositivos debe ser de 15 minutos, evitando su uso en la noche, así como reforzar las actividades al aire libre o de artes plásticas, lo que aumentará la imaginación y creatividad de los pequeños.

No crear el hábito de darle al niño el libre uso del celular es necesario para recordarles que no es de su propiedad, y también los beneficiará en diversos aspectos cognositivos y sociales, apuntaron.

NTX

Dejar un comentario