Categorías
Economía

México podría ser una potencia en energía renovable

Cuando el consumo de energía en México aumenta a un ritmo de casi 5% al año, según SENER, la inversión en el sector de energías renovables, se vuelve necesaria. Por eso, más de la mitad del dinero del Plan Nacional de Infraestructura (PNI) 2014-2018, unos 3.9 billones de pesos o 320 mil millones de dólares (mdd), se destinarán a proyectos energéticos, según cifras oficiales. Pero, ¿será suficiente para poner al país a la vanguardia mundial en energía renovable?

México es el décimo (10) productor de petróleo mundial y el décimoquinto (15) de gas natural, según el PNI. Sin embargo, sólo 14% de la energía que consume la población proviene de fuentes renovables, a pesar del tremendo potencial para incrementar ese porcentaje.

Expertos señalan que 100 mil hectáreas de celdas fotovoltaicas cristalinas en el Norte del país serían suficientes para satisfacer la demanda total de energía en México.

Potencial solar sin parangón
El Centro Woodrow Wilson publicó en 2012 un estudio titulado ‘Potencial de energía solar en los Estados del Norte de México’, en donde afirma que México es uno de los pocos países del mundo, cuyo territorio se ubica en la geografía con “mayor densidad de radicación solar”, con un promedio de 5.8 KiloWatios / Hora / Metro cuadrado.

Este estudio asegura que si 100 mil hectáreas de celdas fotovoltaicas cristalinas fueran instaladas en alguno de los seis Estados norteños, como Baja California o Chihuahua, la energía solar generada sería suficiente para satisfacer el 100% del consumo energético en el país.

Pero también critica la carencia de productores de materiales y de tecnología para producir este tipo de celdas de manera local, la falta de know-how para dar el mantenimiento técnico continuo que requieren este tipo de granjas solares entre otras dificultades técnicas y financieras que han impedido la implantación de mega proyectos solares.

La capacidad instalada de energía renovable en México es de 39 mil Giga Wattios / Hora, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Comparado con Canadá, cuya población es bastante más pequeña que la mexicana y cuya economía tiene un tamaño similar a la de nuestro país, el país de la hoja de maple genera 10 veces más energía renovable. Aunque esa diferencia puede acortarse en los próximos años con nuevos proyectos de inversión público-privados, que serán más numerosos e importantes tras la reforma energética y la aprobación en 2012 de la Ley de Asociaciones Público Privadas.

En países como Islandia, casi el 100% de la energía proviene de fuentes renovables como la eólica o la geotérmica. Expertos como Kevin Smith, director global de KNV KEMA, sostienen que esto se debe a que los países que más dependen de la energía renovable lo hacen debido a sus condiciones geográficas.

México y la energía solar
En este sentido, México puede ser uno de los principales generadores de energía solar en el mundo.

Debido a su condición geográfica privilegiada, empresas como SolMex Energy SA de CV, que agrupa al Grupo Musa, desarrollador mexicano de bienes y raíces y a la empresa estadounidense Synergy Technologies, aprovechan para plantear grandes proyectos solares, como una mega granja con capacidad para generar 450 Mega Wattios/Hora en el noroeste del país, a un costo aproximado de 720 mdd, según datos del reporte del Instituto Woodrow Wilson.

Otras empresas internacionales, como la española Siliken o la japonesa Kyocera, que tienen una planta productora de paneles solares cerca de Tijuana, prevén realizar inversiones en el sector.

Aunque cabe tomar en cuenta que ejecutivos de Kyocera han señalado la necesidad de que empresas locales fabriquen componentes para elaborar paneles solares de calidad certificada, ya que, hasta el momento, en el mercado mexicano se importa la mayoría de las partes para fabricar los paneles y la industria se limita a la maquila, lo que incrementa los costos del producto final de manera considerable, además de dificultar el proceso de fabricación.

Entre las ventajas de consumir energía solar se encuentran la de reducir la factura de la luz en más del 60%, en hogares que tienen alto consumo, según investigadores.

Eólica en ambas costas
Empresas como Gamesa y Acciona, ambas españolas, son de las principales inversionistas en el sector en México. Aunque otras, como General Electric y Enel prevén realizar inversiones importantes en los próximos años. Estados como Oaxaca gozan de vientos clase 6 y 7, aunque Baja California y Tamaulipas también albergan un potencial considerable para desarrollar parques eólicos.

Desde la década de los 90 la generación de energía eólica en México aumenta de forma sostenida y también la cantidad de empleos vinculados al sector. Más de uno de cada tres empleos se relacionan con la fabricación de turbinas, empresas como Potencia Industrial SA, entre otras, han aprovechado tecnología internacional y know how de empresas en Estados Unidos, para desarrollar motores de turbinas y otros componentes fabricados en México con calidad certificada. México cuenta con una capacidad instalada de más de mil Mega Wattios / Hora (MW/H), pero ya hay proyectos en marcha encaminados a triplicar esa cifra.

Grandes proyectos renovables rumbo al 2018
En el PNI se prevé la construcción de al menos 15 nuevas plantas eléctricas en los próximos cuatro años, entre ellas ocho de ciclo combinado, cuatro solares-fotovoltaicas, cuatro eólicas, tres hidroeléctricas y tres geotérmicas. Destacan los siguientes:

Las plantas termoeléctricas Guaymas II y III, ubicadas en Sonora. Éstas generarán 714 MW cada una y requerirán inversiones de 700 y 800 mdd, respectivamente.

Las Centrales eólicas Sureste II, III, IV y V, que generarán mil 169 MW/H y cuya inversión ascenderá a unos 2 mil mdd.

Los parques solares denominados Pequeño producto solar fotovoltaico, que incluyen 14 parques con capacidad de generar 30 MW/H cada uno y que requerirán una inversión aproximada de 61 mdd por granja, para un total de 854 mdd.

Alto Nivel

Categorías
Economía

Beneficiará a mexicanos transformación de Pemex y CFE: Hacienda

La transformación de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en empresas productivas del Estado, planteada en la reforma energética, beneficiará a los mexicanos que son los dueños de éstas, aseguró la Secretaría de Hacienda.

Destaca que la transformación de Pemex y CFE en empresas productivas del Estado es un elemento fundamental en el proceso de modernización del sector energético.

“Contar con empresas estatales fuertes, autónomas y competitivas permitirá beneficiar a los dueños de éstas, que son todos los mexicanos”, argumenta la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en el Informe Semanal de su Vocería.

Con ello se consolida la reforma energética para que ésta alcance su fin último: fomentar un crecimiento económico vigoroso y sostenido que se refleje en un mayor bienestar para todas las familias mexicanas, subraya.

Señala que a través de las iniciativas propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto se consolidará la transformación y modernización del modelo energético nacional.

Asimismo, se dota al Estado de herramientas jurídicas que permitan aprovechar de mejor manera los hidrocarburos y transformarlos en riqueza para mejorar las condiciones sociales y económicas, así como generar un mercado eléctrico sólido y competitivo que promueva el crecimiento económico.

Expuso que uno de los aspectos más destacados de la reforma constitucional en materia de energía propuesta por el Ejecutivo y aprobada por el Congreso de la Unión a finales del año pasado, es la transformación de Pemex y la CFE en empresas productivas del Estado.

Afirma que el fortalecimiento de dichas empresas es fundamental a fin de que cuenten con las condiciones necesarias para competir exitosamente en sus actividades, en el marco de la apertura del sector a las nuevas formas de participación de la iniciativa privada.

En este contexto, continúa, el paquete de iniciativas de legislación secundaria busca reglamentar la actuación de Pemex y CFE como empresas del Estado, apegándose a los principios establecidos en la reforma para garantizar su autonomía, eficiencia y transparencia.

Por ello, la iniciativa considera la expedición de la Ley de Pemex y la Ley de la CFE, así como la reforma a las leyes Federal de las Entidades Paraestatales; de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, y de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

Con la expedición de estas nuevas leyes y las modificaciones propuestas, las empresas tendrán el mandato de crear valor económico e incrementar los ingresos de la nación con sentido de equidad, responsabilidad social y ambiental.

Asimismo se establece una nueva organización corporativa acorde con las mejores prácticas internacionales que garantice su autonomía técnica y de gestión, y también se les dota de un régimen especial en diversas materias para la eficaz realización de su objeto.

Indica que el nuevo esquema bajo el que se regirán Pemex y la CFE como empresas productivas del Estado está fundamentado en seis ejes rectores.

Se crea la figura de empresa productiva del Estado con régimen jurídico especial; un nuevo papel del Estado como propietario de las empresas; gobierno corporativo sólido y eficaz; marco jurídico flexible y que obedezca al principio de máxima autorregulación.

Asimismo, rediseño integral de los esquemas de vigilancia y auditoría, y nuevos mecanismos de transparencia y rendición de cuentas.

Así, expuso la SHCP, se propone que tanto Pemex como la CFE cumplan, de manera permanente, con las disposiciones establecidas en la Ley del Mercado de Valores en materia de revelación de información.

También se establece la rendición de cuentas a través de informes periódicos al gobierno federal y al Congreso de la Unión sobre aspectos operativos, financieros y económicos de las empresas, añade el reporte.
NTX

Categorías
Economía

Banorte alista bolsa de 500 mdd para la reforma energética

El Grupo Financiero Banorte se muestra optimista y con interés particular en participar en proyectos que deriven de la reforma energética aprobada en diciembre de 2013, aceptó el presidente de consejo de administración de esa institución financiera, Guillermo Ortiz.

El ex titular del Banco de México, dijo que Banorte trabaja en un fondo para financiar proyectos de infraestructura y energía, el cual estaría totalmente separada del banco.

La institución financiera “está en vías de crear un fondo para invertir en proyectos de energía e infraestructura, el cual se debe tener listo a finales de 2014, con un capital inicial de alrededor de 500 millones de dólares”, enfatizó.

Que de marchar bien, resaltó, el segundo paso sería hacer fondos adicionales, en donde se estaría levantando capital de los mercados de inversionistas nacionales e internacionales.

Guillermo Ortiz adelantó que sería un fondo que financiaría con capital proyectos y dependiendo de este podría asociarse con distintos participantes, o sea, hay flexibilidad, al evaluarse el proyecto.

De hecho, reveló, esta institución ya ha tenido reuniones con inversionistas y fondos, tanto nacionales como extranjeros, que están interesados en el tema, pero la clave aquí es tener un portafolio de proyectos buenos para que haya financiamiento.

De esta manera, “creemos que podemos levantar el capital con relativamente facilidad, siempre y cuando tengamos buenos proyectos en la tubería”, expuso el directivo.

El líder del consejo de administración de Banorte dijo que tomando en conjunto la inversión pública y privada en infraestructura, energía, este rubro pasaría de representar un 4% del PIB a 8% del mismo para cuando termine el actual sexenio.

NTX