Categorías
Sociedad

Paro en el IPN frena investigaciones

Este domingo el Instituto Politécnico Nacional cumplirán dos meses en paro y aunque mantienen actividades los centros de investigación, un reporte interno revela que están suspendidos mil 542 proyectos científicos y el pago de 76 mil becas para estudiantes de bachillerato, nivel licenciatura y posgrado.

De acuerdo con un reporte de la Dirección General, al que tuvo acceso 24 Horas, el Instituto había autorizado para el primer semestre de 2014 la elaboración de mil 542 proyectos de investigación individual y en grupos en las áreas de Ingeniería y Tecnología, Ciencias Naturales, Ciencias Médicas, Educación, Ciencias Agrícolas, Ciencias Sociales y Humanidades. Sin embargo, el cierre de las instalaciones del Instituto detuvo el avance de los proyectos científicos.

El domingo 30 de noviembre el IPN cumplirá dos meses en paro con posturas irreconciliables entre los politécnicos y la SP: los estudiantes demandan mejoras en la calidad educativa del Instituto, democratización del mismo y mayor presupuesto (entre otras), mientras que la exigencia reiterada del gobierno federal es que los jóvenes entreguen las instalaciones para poder salvar el semestre.

Con motivo del paro, reporta el documento de la Dirección General, también se suspendieron los trámites y entrega de las becas para estudiantes de los sistemas de educación media superior, superior y posgrado.

Resulta que la entrega de 76 mil 651 apoyos de diversas instancias internas, incluidas el gobierno federal y Fundaciones, se hacen por cheque y por transferencia bancaria. Empero, todos los trámites para recibir las becas económicas se tienen que desahogar mensualmente en las oficinas de la Dirección Administrativa Escolar en la Unidad profesional Adolfo López Mateos, en Zacatenco, la cual permanece tomada y los estudiantes no han podido recoger sus becas.

“Las clínicas y atención a la salud no se está otorgando de manera ordinaria y se frenó la entrega de documentos para los que están con concluyendo sus estudios”, señala el reporte.

La Asamblea General Politécnica (el órgano de 88 jóvenes que representa a la comunidad estudiantil) celebrará su próxima sesión hoy para discutir la fecha de regreso al diálogo con el gobierno federal.

La propuesta de los negociadores es que pudiera ser este mismo fin de semana, incluso el domingo, dijo  Zamantha López, estudiante de la Ingeniería en Biotecnología en la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (UPIBI) y representante en la mesa de diálogo.

“Entendemos que es prioritario y necesario regresar a la vida escolar, pero no queden inmersos en el discurso de ‘ya perdimos’. Es momento de unirnos, el semestre todavía no se pierde. Pido paciencia pero más que se unan a la lucha. Es responsabilidad de todos, se necesita participación”, pidió Zamantha en entrevista.

Ayer, a las 14:00 horas, se celebró en la Plaza Roja un foro para informar y limar asperezas entre los integrantes de la comunidad que no están de acuerdo con la actuación de sus negociadores y quienes sí los apoyan.

De hecho, uno de estos desacuerdos fue lo que reventó la sesión de diálogo con el gobierno federal el martes pasado. Resulta que un grupo de estudiantes intentó entrar al auditorio y, entre la confusión de los encargados de seguridad y la exigencia de los otros, se reportó un intento de portazo. Por considerarlo “peligroso”, los integrantes de la mesa suspendieron el diálogo.

La discusión con el gobierno federal todavía no llega al punto en que se pueda hablar de una fecha para regresar a clases; en las mesas de diálogo tampoco el director ha propuesto una estrategia para recalendarizar el semestre.

 

24 Horas

Categorías
Sociedad

Mexicanos investigan propiedades curativas de la cerveza

¿Sabe qué tan benéfico para su salud puede resultar tomar cerveza? ¿Quizá puede retardar el envejecimiento? o ¿mejorar el estado de nutrición de pacientes con cirrosis hepática?

Justo de ambas hipótesis parten investigadores mexicanos que resultaron ganadores de la iniciativa Fomento a la investigación científica 2014, del Consejo de Investigación sobre Salud y Cerveza de México A.C., que tiene como presidente de su comité científico a Juan Ramón de la Fuente, quien apoya las investigaciones que buscan entender las interacciones entre el consumo moderado de cerveza y la salud.

El tema fue hagamos una convocatoria amplia sobre un tema amplio, pero al mismo tiempo acotado, salud y cerveza. Veamos qué propuestas llegan y veamos en función de los méritos intrínsecos de esas propuestas cuáles merecen tener un respaldo económico para que puedan seguir avanzando en sus investigaciones”, explicó Juan Ramón de la Fuente.

Así dos grupos de investigadores, uno del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) y otro del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición recibieron ayer un millón de pesos cada uno, para dar continuidad a sus trabajos.

El primer proyecto, denominado Efectos de la cerveza y sus componentes sobre el envejecimiento y la longevidad celular, del doctor Alexander de Luna plantea la posibilidad de intervenir en los fenómenos de longevidad de la población.

El antecedente de este trabajo se basa en la evidencia epidemiológica de que el consumo moderado de cerveza puede disminuir la incidencia de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y ciertos tipos de cáncer a través de la inhibición del crecimiento celular, por ejemplo, los polifenoles de la cebada y del lúpulo tiene propiedades antioxidantes y anticancerígenas”, detalló David Kershenobich, director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición, en su calidad de integrante del comité científico del Consejo de Investigación sobre Salud y Cerveza A.C.

Mientras que en el caso del proyecto Efecto de una intervención multifactorial (dieta, ejercicio y consumo de cerveza sin alcohol), en el estado nutricional, estrés oxidativo sistémico y función endotelial en pacientes con cirrosis hepática e hipertensión”, del doctor Ricardo Macías, se pretende evaluar la eficacia del consumo de cerveza sin alcohol como parte de un programa nutricional en pacientes cirróticos.

Para poner en contexto la cirrosis hepática en México representa la quinta causa de mortalidad, principalmente en la edad comprendida entre 25 y 55 años de edad, ésta es la de mayor productividad”, argumentó el doctor Macías.

En la ceremonia de premiación a ambos proyectos, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri, aplaudió la iniciativa tras plantear que el envejecimiento y las enfermedades crónicas son dos realidades que la población mexicana tiene que enfrentar.

Excelsior

Categorías
Sociedad

La pérdida de olfato podría indicar tu muerte en 5 años

Un estudio publicado en la revista Plos One asegura que el perder el sentido del olfato predice la muerte en menos de cinco años y que el olfato es una especie de medidor de la salud general del cuerpo.

En él participaron más de 3.000 personas, todas ellas de entre los 57 y los 85 años de edad, y que pertenecen al National Social Life, Health, and Aging Project (NSHAP), un enorme estudio longitudinal que se lleva a cabo en Estados Unidos para encontrar factores de bienestar o problemas asociados a la vejez.

Hace nueve años, en 2005, los autores del trabajo pidieron a los sujetos que identificaran cinco olores: a rosa, a pescado, a naranja, a cuero y a menta. Por cada fallo que cometían, se les otorgaba una puntuación y así se podía saber si su sentido del olfato había desparecido o estaba fallando.

Cinco años más tarde, los investigadores pidieron al mismo grupo de ancianos que hicieran la misma prueba. Pero descubrieron que en el tiempo que había transcurrido, un gran número de participantes habían fallecido. En concreto, 430. De ellos, el 39% había fracasado en el primer test, el 19% habían fallado de forma moderada (uno o dos olores) y solo un 10% de los muertos había superado por completo la prueba en 2005.

La conclusión de este trabajo es que las personas que no superaron la prueba tuvieron una tasa de mortalidad cuatro veces más alta que los que la realizaron con éxito. Incluso una ligera pérdida del olfato aumenta las posibilidades de morir en los próximos cinco años. Y no solo eso. La pérdida de este sentido predijo mejor la muerte en el grupo estudiado que otros problemas como el cáncer, la insuficiencia cardiaca o la enfermedad pulmonar.

¿Qué ocurre?
Los autores del estudio aseguran que no vamos a morir porque perdamos el olfato. No hay una relación de causa-efecto, pero sí que parece que es un muy buen predictor. Ellos lo explican diciendo que este fenómeno se produce porque cuanto más mayores somos, nuestro cuerpo deja de producir nuevas células receptoras del olor. Sería una señal de nuestro deterioro, y si esa realidad comienza, sea cual sea nuestra edad ‘real’, será un indicador de que estamos entrando en una época de seria decadencia.

Además, según explican a The Guardian, el nervio olfativo es la única parte del sistema nervioso que está expuesta al aire libre, y nos ayuda a protegernos de venenos o agentes tóxicos que podríamos inhalar y que llegarían directamente al cerebro. Si el nervio deja de funcionar, sería una especie de advertencia de que nuestro cuerpo se está dejando llevar y que le da igual lo que ocurra en el exterior.

Con información de Yahoo!