Sube a 27 la cifra de muertos por explosión en Coatzacoalcos

178

La cifra de trabajadores fallecidos a causa de la explosión registrada el miércoles en el complejo petroquímico de Mexichem en Veracruz, subió a 27 en las últimas horas, informaron fuentes del sector petrolero.

La fuente detalló a la agencia Efe que tres cuerpos más fueron encontrados durante la revisión de una zona de la planta Clorados 3, del complejo ubicado en el puerto de Coatzacoalcos, a la que antes no se había tenido acceso, versión que no ha sido ni desmentida ni confirmada por Pemex.

El encargado de la Dirección de Transformación Industrial de Pemex, Jorge Martínez, consideró posible el hallazgo de más cuerpos en el lugar del siniestro porque los grupos de rescate aún no han podido acceder a una zona del tercer piso de la planta porque hay graves daños en la estructura.

Martínez señaló que hasta ahora han sido identificados 14 cuerpos y entregados a sus familiares, y añadió que están apoyando a las familias para agilizar el proceso de identificación. Aunque todavía no se sabe las causas de la fuga de cloro y etano que causaron la explosión, los peritos deberán desentrañar si esto fue ocasionado por la falta de mantenimiento en las instalaciones industriales de Coatzacolacos, Veracruz.

Se estima que en el momento de la explosión había unas dos mil personas. En declaraciones de febrero pasado, el director general de Mexichem, Antonio Carrillo aseguró: “No hemos despedido gente en Pajaritos, sigue siendo la misma plantilla que cuando se hizo la asociación con Pemex”.

Carrillo aseveró que Mexichem mantiene en la planta de Pajaritos una plantilla laboral de 740 empleados de Pemex pues destacó que el declive que enfrentó el complejo no se debió a que “la gente, los trabajadores o el sindicato fueran malos”.

El problema era de inversión, no de los trabajadores o del sindicato. Le hemos metido 150 millones de dólares a la planta y obviamente la planta está en mejores condiciones, opera mejor, la eficiencia creció, le metimos el equipo más moderno del mundo y eso hace que esto mejore. No necesitamos cambiar a la gente porque es muy buena”, indicó.

Petroquímica Mexicana de Vinilo (PMV), subsidiaria del Grupo Mexichem es el socio mayoritario de Petróleos Mexicanos (Pemex) en la planta petroquímica de Pajaritos, en Coatzacoalcos, Veracruz con una participación de 55.9 por ciento por lo que sería la responsable directa de la operación de esta instalación industrial en la que fallecieron hasta el momento 27 trabajadores.

Fabio Barbosa Cano, integrante del Instituto de Investigaciones Económicas (IIEs) de la UNAM y especialista en temas energéticos consideró que Mexichem, antes Camesa, son los directamente responsables de la operación y del accidente por lo que en esa sociedad en la que Pemex tiene una participación de 44.9 por ciento, “no tiene porque dar la cara, ni su director general José Antonio González ni el presidente Enrique Peña Nieto”.

El investigador académico aseguró que la empresa privada deberá de hacerse cargo de las indemnizaciones y del pago de los seguros a las familias de los fallecidos y “son ellos los que deberían de dar la cara e informar de lo sucedido”.

El 11 de septiembre de 2013 Mexichem y Pemex Etileno (anteriormente Pemex Petroquímica) formalizaron la coinversión en PMV que presumiblemente permitiría una mayor competitividad de la industria petroquímica nacional en el mercado global.

De acuerdo con Rosio Vargas, especialista en Geopolítica Internacional experta en temas del petróleo, consideró que el hecho de que Pemex se haya presentado como responsable del accidente es para exculpar la privatización de este complejo petroquímico y para validar la apertura del sector ante la sociedad.

Mexichem es un grupo mexicano, propiedad de la familia Del Valle integrado por empresas químicas y petroquímicas líderes en el mercado latinoamericano, y exportaciones a más de cincuenta países. Está presente en una gran diversidad de mercados tales como sector de la construcción, refrigerantes, industrial y automotriz, entre otros.

Rosio Vargas Suárez, quien desde 1989 hasta la fecha es investigadora de tiempo completo en el Centro de Investigacion sobre América del Norte (Cisan), consideró que estos sucesos abonan a la incertidumbre sobre la inversión esperada para 2017 después de que las calificadoras internacionales de valores están bajando la calificación de inversión de México y sobre todo en el caso de Pemex.

“Se está haciendo todo lo posible para empezar a crear el contexto para atraer empresas bajo la modalidad de coinversiones o asociaciones estratégicas. Pemex todavía le sirve al gobierno porque le permite dar la cara para todo, para el desastre porque están culpando a Pemex, para contratar más deuda externa, para los problemas ambientales y no se denuncia un problema de corrupción”.

El mensaje que están enviando, dijo, es que la culpa es de Pemex pese a que la infraestructura ya no es de Pemex y esto da una justificación a la sociedad de que Pemex es ineficiente y así se le abre la puerta a las transnacionales, advirtió.

Las acciones de Mexichem negociadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registraron en la última semana una caída de 3.36 por ciento, equivalente a una minusvalía de 1.46 pesos por título al descender de un precio de 43.44 pesos registrado el viernes 15 a 41.98 pesos al cierre de esta semana, con lo que el valor de Mexichem cayó en 4 mil 116 millones de pesos, al descender de 91 mil 224millones a 87 mil 108 millones de pesos.

La Jornada

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.