Mujeres divorciadas están en mayor riesgo de ataque cardiaco

El divorcio pondría en riesgo de ataque al corazón a aquellas personas que pasan por ese proceso debido al estrés crónico que genera, pero supondría mayor peligro para las mujeres que para los hombres, según una investigación estadunidense.

En general, los divorciados tienen más probabilidades de tener un ataque al corazón que las personas que permanecen casadas, pero el riesgo aumenta para las mujeres y para quienes pasan por múltiples separaciones legales.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Duke, Carolina del Norte, llevó a cabo un estudio sobre el impacto a largo plazo del divorcio en la salud del cuerpo, con un grupo muestra de 15 mil 827 personas.

De acuerdo con los resultados de la investigación, realizada entre 1992 y 2010, las personas que enfrentan un divorcio corren más riesgo de sufrir un ataque al corazón, pero los subsecuentes matrimonios no pueden ser el remedio.

La conexión parecía más fuerte entre las mujeres, a las cuales incluso un segundo matrimonio no mejoró su situación, pues aquellas que se volvieron a casar aún tenían 35 por ciento de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco que quienes permanecieron con su primer esposo.

Durante el estudio, aproximadamente una de cada tres personas se divorciaron al menos una vez, pero las mujeres que pasaron por la ruptura fueron más propensas a un ataque cardiaco que aquellas que continuaron casadas.

La cifra fue de 77 por ciento para quienes tuvieron múltiples divorcios, indica la investigación que aparece en la revista especializada Circulation, publicada para la American Heart Association.

Entre los hombres, el riesgo fue de un modesto 10 por ciento para el caso de un primer divorcio y de 30 por ciento para sus siguientes separaciones legales.

En los casos en que los sujetos bajo estudio contrajeron nuevas nupcias, el riesgo se redujo sólo marginalmente en las mujeres mientras que los hombres se recuperaron, “una parte muy interesante que requiere más estudio”, dicen los investigadores.

El efecto de un divorcio, según los investigadores de Duke, es similar a la muerte de un ser querido, igual que la presión arterial alta o la diabetes, que aumentan considerablemente el riesgo de un ataque al corazón.

Sin embargo, otros especialistas estiman que este estudio “no prueba” que el divorcio provoque problemas al corazón porque podría haber otras razones además del estrés emocional y/o financiero, como malos hábitos alimenticios, tabaquismo o falta de ejercicio regular.

Notimex

Dejar un comentario