Categorías
Mundo

Muerte de joven durante sesión de crioterapia cuestiona sus beneficios

Chelsea Ake-Salvacion esperaba aliviar su cuerpo adolorido al final del día al entrar a uno de los tanques de crioterapia en el spa en Nevada donde trabajaba. Pero la sesión tuvo un final trágico cuando la joven de 24 años fue hallada muerta al día siguiente; su cuerpo estaba “duro como una roca”, según un familiar.

Aunque los detalles de la muerte de Ake-Salvacion, ocurrida la semana pasada, aún no están claros, los defensores de la crioterapia —una práctica que involucra una breve exposición a temperaturas muy frías— dicen que el tratamiento es seguro cuando se utiliza correctamente. Por ejemplo, los centros de crioterapia por lo general no permiten que las personas, ni siquiera los empleados como Ake-Salvacion, entren a las máquinas sin supervisión.

La muerte de Ake-Salvacion podría poner de manifiesto los verdaderos riesgos de la crioterapia, y también podría generar preguntas acerca de si esta tiene verdaderos beneficios. En una declaración publicada por los empleadores de Ake-Salvacion, Rejuvenice, la compañía dijo lo siguiente: “Creemos firmemente en los tratamientos de crioterapia de cuerpo completo para el manejo del dolor, la recuperación atlética, la desintoxicación y una variedad de otros padecimientos. Millones de tratamientos han sido implementados de manera segura alrededor del mundo durante más de 20 años”.

¿Realmente funciona?

Los defensores dicen que la crioterapia no es más dolorosa y es más efectiva que el baño de hielo estándar que muchos atletas practican después de una sesión de entrenamiento. Sin embargo, los investigadores dicen que es demasiado pronto como para determinar si la crioterapia es perjudicial, y si es una mejor opción que el hielo para mejorar el dolor muscular y de articulaciones.

La crioterapia generalmente implica entrar a un tanque cilíndrico (la cabeza permanece fuera del tanque) o a una cámara parecida a un tanque que bombea aire al menos tan frío como lo que encontrarías en la Antártida (entre -110 y -195 grados Celsius). El tratamiento solo dura de dos a tres minutos, justo lo suficiente como para enfriar la piel sin cambiar la temperatura interna del cuerpo. Los centros requieren que los clientes usen guantes y escarpines para protegerlos de la congelación.

“Es como un aire acondicionado acelerado que sopla sobre tu cuerpo”, dijo Sal Buscema, socio gerente de Elite Total Body Cryotherapy en Wayne, Nueva Jersey. “No es insoportable, pero podría decirte que para cualquier persona que es atleta y se ha dado un baño de hielo es cómodo en comparación con sumergir tu cuerpo en un baño de agua”, añadió Buscema, quien experimentó el tratamiento con baños de hielo cuando jugaba fútbol en la universidad y ahora practica regularmente la crioterapia.

La sensación fría de la crioterapia no perdura, dijo Buscema. Para cuando la mayoría de clientes salen del tanque de crioterapia y se vuelven a vestir, se sienten normal, y muchos incluso se sienten más ágiles que antes del tratamiento, dijo.

Aunque no hay duda respecto a que el baño de hielo puede ser un “potente analgésico”, no ha habido estudios que comparen directamente la crioterapia con el agua helada, dijo Joseph Costello, investigador sénior adjunto en el departamento de ciencia del deporte y el ejercicio de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido.

“No existe suficiente evidencia como para determinar si la crioterapia es efectiva o no para la recuperación atlética y el dolor muscular”, dijo Costello, quien recientemente coescribió un artículo en el que se revisaba el tema. Básicamente concluyó que es necesario hacer más investigaciones.

Existen indicios en relación a que la crioterapia podría ofrecer beneficios. Estudios han encontrado niveles más bajos de moléculas inflamatorias, indicadores de dolor muscular, en las personas después de la crioterapia, y menores niveles de creatina quinasa, la cual está vinculada a una lesión muscular.

Sin embargo, el alivio para el dolor que los baños de hielo (y posiblemente la crioterapia), ofrecen podría darse a costa de la masa muscular. “Para aumentar el tamaño del músculo, necesitas el daño muscular y la reparación; simplemente así es el proceso de regeneración natural del cuerpo. Sin embargo, si el agua fría o la crioterapia mitigan la respuesta inflamatoria, podrías no lograr desarrollar músculo”, dijo Costello.

Esa posibilidad, así como las incertidumbres en torno a la crioterapia, no ha impedido que numerosos deportistas de élite, desde golfistas profesionales hasta futbolistas profesionales y estrellas del atletismo se suscriban a la terapia.

Moda de la salud

Aunque la terapia con baños de hielo se ha practicado durante milenios —los antiguos griegos usaban salsas frías para aliviar el dolor muscular— la práctica de la crioterapia solo ha surgido en las últimas décadas, dijo Costello. Inicialmente fue un tratamiento para la artritis reumatoide, el cáncer y las lesiones cutáneas precancerosas. En la última década, ha adquirido popularidad tanto entre atletas profesionales como recreativos alrededor del mundo, y se ha hecho parte de la “cultura de salón” de salud y bienestar, especialmente en Estados Unidos, dijo Costello.

De hecho, las personas buscan la crioterapia en centros alrededor de Estados Unidos por una serie de razones, entre ellas el alivio para el dolor muscular y de articulaciones, la recuperación de una enfermedad o de fatiga, y para fomentar la belleza. La crioterapia presuntamente reduce las arrugas. Los clientes de los centros KryoLife NYC en Nueva York están interesados ​​en las tres áreas, dijo Joanna Fryben, directora ejecutiva y cofundadora de KryoLife.

Los clientes “salen con una sonrisa en su rostro”, dijo Fryben, y añadió que se sienten renovados y muy felices.

En cuanto a la trágica historia de Ake-Salvacion, Fryben dijo que esto no podía suceder en KryoLife porque todas las sesiones de terapia son supervisadas, y a los clientes no se les permite permanecer en las máquinas durante más de tres minutos, incluso si quieren hacerlo. La temperatura también se determina cuidadosamente con base en las condiciones de salud de los clientes, entre ellas los niveles de grasa corporal y estrés, dijo Fryben.

A pesar de las precauciones de los centros de crioterapia, aún existen preocupaciones porque muy poca investigación ha examinado los posibles efectos adversos del tratamiento, dijo Costello. Varios estudios han reportado incidentes de congelación, pero la mayoría no han abordado la posibilidad de otros daños, dijo.