Imponen 4 años y 6 meses de prisión al agresor de “Lucero”

278

Un tribunal conformado por tres jueces del sistema acusatorio oral encontró a culpable de tentativa de violación y lesiones en contra de María de la Luz Salcedo, “Lucero”, y lo condenó a 4 años y 6 meses de prisión y a pagar 160 mil pesos por concepto de reparación del daño, al encontrar probado que golpeó a la joven y quiso obligarla a sostener relaciones sexuales con él, a lo que ella se negó.

Jasso Manríquez (actualmente de 21 años) cumplirá menos de la mitad de la sentencia en semilibertad, acudiendo a la cárcel sólo los fines de semana, debido a que el Tribunal tomó en cuenta los 2 años y 5 meses que cumplió ya en prisión.

“No estoy conforme; debió terminar toda su sentencia en prisión, pero así están formuladas las leyes… es algo que yo ya quería que terminara, este proceso de tres años. Es algo que debió haber terminado desde varios años”, deploró Luz Salcedo al salir de la audiencia.

Jasso fue detenido el 9 de marzo del 2014 y desde entonces quedó en prisión preventiva. Y debido a que la condena que recibió es menor a los 5 años, tuvo acceso al beneficio de la semilibertad ofrecido por el juez con base en la normatividad procesal.

Jasso Manríquez fue representado por un defensor público en la audiencia de juicio que se desahogó desde el 23 de agosto y terminó este 1 de septiembre con la sentencia, después de que su abogado, durante toda la etapa previa del proceso en su contra, Héctor Corona Vieyra, literalmente lo abandonó a su suerte alegando que no se le habían cubierto sus honorarios, después de prolongar el proceso con amparos y otros recursos que nunca ganó.

Por un acuerdo en materia de la reparación del daño, se propuso por parte del defensor público y la fiscalía una pena de 4 años y 6 meses de prisión, lo que fue aceptado finalmente por el Tribunal, según lo expuesto hoy por el presidente del mismo, José de Jesús Delgado Ojeda.

El juez dejó en claro que el testimonio de Luz Salcedo y posteriormente la propia confesión de Jasso –expresadas en declaraciones que se tomaron en privado durante la audiencia de juicio, por separado y con la víctima en el área de testigos protegidos– fueron coincidentes, coherentes y sostenidos sobre lo que ocurrió el 12 de septiembre del 2013, cuando la joven acompañó a Jasso y a otro amigo y, posteriormente, cuando era llevada a su casa por Jasso, éste quiso obligarla a sostener relaciones sexuales y ella lo rechazó, lo que enardeció al joven, quien condujo su automóvil con rumbo a la carretera a Dolores Hidalgo.

Lucero denunció la golpiza en las redes sociales. Foto: Tomada de Twitter
Lucero denunció la golpiza en las redes sociales. Foto: Tomada de Twitter

En una zona despoblada y de madrugada, Jasso forcejeó con Luz y, luego, ante el rechazo, la golpeó, llegando incluso a estrellar su cabeza en el piso.

Un ruido por el lugar frenó al muchacho y lo obligó a subirse a su automóvil para huir. Luz caminó descalza y pidió ayuda a personas de Santa Rosa en las primeras casas a las que pudo acercarse, mientras que Jasso chocaba en su automóvil kilómetros abajo, al tratar de escapar.

La joven fue diagnosticada con 19 lesiones diversas, incluyendo un esguince cervical; depresión, ideas y actos suicidas y estrés postraumático.

Durante el proceso, y con el acompañamiento de Las Libres y la Clínica de Interés Jurídico del CIDE y otras activistas, fue iniciado un expediente de queja en la Procuraduría Estatal de los Derechos Humanos (PEDH), que derivó en una recomendación y por la que el gobernador, el procurador y el director de Seguridad Pública municipal debieron ofrecer una disculpa pública a Salcedo, debido a omisiones y violencia institucional de diversas instancias, desde el hospital donde fue atendida tras la agresión.

Al concluir el juicio, la directora de Las Libres, Verónica Cruz, explicó que el caso Lucero “es uno de los que más representa el haber puesto todos los recursos, es un parteaguas del acompañamiento y la indignación social, pero nuestras instituciones de procuración e impartición de justicia nunca estuvieron a la altura en dar la justicia pronta y expedita, y Luz nunca logró reparar el daño, nunca recuperó su vida y va a tardar mucho en recuperarse. Eso tiene que ver con todas las trabas pero fundamentalmente con tanto tiempo”.

Cruz Sánchez añadió que es frustrante ver cómo hay jueces que actúan con perspectiva de género en estos casos y otros no, y que en este juicio se actuó con perspectiva, con un presidente del Tribunal que se portó a la altura del reclamo.

“No era venganza, era justicia, y lo que hoy queremos es que ojalá él haya aprendido y no vuelva a cometer otros delitos, era muy joven para estar en prisión… un no de las mujeres debe ser un no y no puede ser con violencia que se imponga lo contrario. Nosotras decidimos con quién sí y con quién no, y ese mensaje debe quedar en la sociedad con este caso”.

Proceso

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.