Detención de La Tuta calmó a comunitarios

Aunque dijo que la detención del líder templario, Servando Gómez Martínez, alías La Tuta, relajó a trabajadores, habitantes, policías y campesinos de Michoacán, el ex líder de las autodefensas de Michoacán, Estanislao Beltrán conocido como Papá Pitufo, no descartó que los grupos de autodefensas vuelvan a surgir en el estado en caso de que hubiera un brote de la delincuencia.

“¡Pueden surgir, cómo no! Pero que vuelva a haber otro brote de violencia del crimen organizado, los pueblos se vuelven a levantar”, afirmó.

Entrevistado por El Economista, dijo que la detención de La Tuta calmó a todos los grupos comunitarios del estado, así como a los sectores productivos, mientras que los grupos de autodefensa que cometieron “errores”, en referencia a Hipólito Mora y Luis Antonio Torres, Simón El Americano, ya están detenidos por el enfrentamiento de diciembre en La Ruana.

“El gobierno (federal y estatal) ya platicó con ellos (con los grupos de autodefensa), entiendo”, afirmó Beltrán, ahora convertido en comandante de la Fuerza Rural estatal.

“Sabemos que (La Tuta) era el pilar de lo que quedaba de Los Templarios y ahorita tiene que caérseles la mora (a los delincuentes de ese grupo). Nosotros ‘tamos muy contentos por la detención. Sabemos que puede haber alguna repercusión. (…) Pero ya estamos más tranquilos y dedicándonos a nuestro trabajo. Parece que ya terminó esta pesadilla (sic)”, aseguró el ex líder autodefensa.

En tanto, el secretario general de México Unido contra la Delincuencia, Juan Francisco Torre Landa, afirmó que el desvanecimiento total de los grupos de autodefensa dependerá de que en las próximas elecciones surjan autoridades municipales y estatales limpias de nexos con la delincuencia.

“Es un tema que va a requerir de una cuidadosa revisión, porque en principio es entendible que esos movimientos hayan surgido en un clima de desesperación ante la ausencia, el abandono de la autoridad, si poco a poco se va tomando el control de la seguridad, y particularmente si en las elecciones de junio se logra reconstituir la célula básica de gobierno que es el municipio, y se hace con autoridades confiables, esos movimientos tendrían que desvanecerse. Eso de estar armando civiles no es una buena estrategia”, dijo.

El Economista

Dejar un comentario