Coalición árabe y rebeldes houthis siguen violando la tregua en Yemen

Los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad de Yemen, respaldadas por el ejército saudita, y los rebeldes houthis continuaron hoy, en violación al alto el fuego, y pusieron en duda a las negociaciones de paz entre las partes.

Al menos 16 personas, incluidos mujeres y niños, murieron y otras cuatro resultaron heridas por ataques aéreos conducidos este viernes por la coalición árabe liderada por Arabia Saudita en la provincia de Sa’ada, en el norte de Yemen.

Fuentes de seguridad señalaron que la mayoría de las víctimas son miembros de una misma familia que se encontraban en el interior de una casa en la zona de Kuna, en el distrito de Al Safra’a, de Sa’ada, que quedó destruida, informó la agencia local de noticias Saba.

La milicia chiita houthi precisó este viernes que la coalición árabe llevó a cabo bombardeos por tercera jornada consecutiva a pesar de la tregua de siete días declarada el pasado martes por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Denunció que Arabia Saudita y “sus mercenarios” siguen violando el alto al fuego con bombardeos e incursiones en varias provincias del país, como Mareb, Taiz y Al Jawf, y que sus combatientes sólo tratan de repeler a los agresores.

El canal de noticias árabe Al Arabiya informó por su parte que las fuerzas de seguridad de Yemen retomaron este día la ciudad de Al Hazm, capital de la provincia de Al Jawf, en el norte del país, después de expulsar a los rebeldes houthis de esa localidad.

En las últimas horas las tropas yemenitas apoyadas por fuerzas sauditas avanzaron hacia Al Hazm para frenar las “violaciones de los chiitas” en esa ciudad y que los rebeldes escaparon después de enfrentamientos.

Por su parte, Arabia Saudita informó que este viernes dos misiles balísticos fueron disparados desde Yemen hacia su territorio y que afortunadamente no lograron su objetivo de causar daño.

Según reportes de la prensa saudita, uno de los misiles fue interceptado por la coalición árabe y el otro impactó en una zona desértica al este de la ciudad de Najran, ubicada en el suroeste de Arabia Saudita, cerca de la frontera con Yemen.

Los episodios violentos de este viernes suscitaron incertidumbre sobre el futuro de las conversaciones de paz que, con la mediación de la ONU, se celebran en Suiza entre representantes del gobierno del exiliado presidente yemenita Abd Rabbuh Mansour Hadi, y los rebeldes.

Diversos reportes de prensa, que citaron a miembros de las delegaciones presentes en las negociaciones, indicaron que el diálogo se había suspendido de manera indefinida, interrumpidas por los houthis en protesta por las violaciones al alto al fuego.

Sin embargo, en declaraciones a Al Arabiya, un representante houthi negó que su delegación se hubiese retirado de la mesa de negociaciones y que sólo habían presentado una carta de protesta por las violaciones cometidas desde el pasado martes.

Acusó también al enviado de la ONU que participa en las conversaciones de “conspirar” contra la milicia chiita.

El conflicto en Yemen inició hace más de un año, cuando las tropas rebeldes tomaron el control de la sede del gobierno, el aeropuerto, escuelas y varios edificios públicos de la capital Saná, obligando al presidente Hadi a huir primero a la ciudad de Aden y después a Riad.

Desde el pasado 26 de marzo, una coalición de nueve países árabes, liderada por Arabia Saudita, impulsa una ofensiva militar contra los houthis para restablecer al presidente en el poder.

Datos de la ONU dan cuenta de que al menos 32 mil 200 personas -incluidos más de siete mil civiles- han muerto en el país desde que comenzó el conflicto armado en septiembre de 2014.

NTX