Bebés prematuros presentan alto riesgo de padecer ceguera

Todo niño que nace prematuro debe ser atendido por un oftalmólogo para evitar que pierda la vista, alertó el coordinador del subcomité de Retinopatía Diabética del Programa Visión 2020 de la IAPB, Francisco Martínez Castro.

En entrevista durante el taller “Mira lo que viene, mira más allá”, comentó que según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en todo el mundo hay 1.4 millones de menores de 15 años con ceguera.

Expresó que anualmente se diagnostican 500 mil casos, de los que 50 por ciento corresponden a niños que mueren antes de los dos años.

La otra mitad vive en promedio 50 años y muchos de ellos podrían llevar una vida normal si en el equipo de perinatólogos que atiende a los recién nacidos, en particular a los prematuros, estuviera un oftalmólogo.

“El ejemplo más dramático es la retinopatía de la prematurez; niños prematuros que teniendo el beneficio de poder salvar la vida y la vista no reciben un manejo integral.

“Esos niños deben ser vistos por un oftalmólogo, porque desde hace 50 años se sabe que el exceso de oxígeno para tratar a los bebés prematuros lleva a la ceguera, se llama retinopatía de la prematurez”, indicó.

El especialista explicó que los vasos sanguíneos de la retina empiezan a desarrollarse aproximadamente tres meses después de la concepción y completan su desarrollo en el momento del nacimiento normal.

Si un bebé nace antes de las 30 semanas o después de ese tiempo pero con bajo peso es posible que los ojos no se desarrollen de manera apropiada.

Los vasos pueden dejar de crecer o crecen de manera anormal desde la retina dentro de la parte posterior del ojo y cuando los vasos son frágiles pueden tener escapes y causar sangrado en el ojo (retinopatía).

El representante de la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera (IAPB, por sus siglas en inglés), manifestó que un ejemplo reciente de la falta de atención integral es el de un bebé nacido en el estado de Tlaxcala.

El menor fue prematuro y pesó menos de un kilogramo. Aunque se le salvó la vida está ciego porque no lo revisó un especialista que pudiera percatarse del daño en la retina durante las primeras horas o días y con un tratamiento oportuno revertir el daño.

En el taller organizado por la farmacéutica Bayer, mencionó que la mitad de los menores que nace con discapacidad visual no sobrevive más de dos años debido a enfermedades congénitas o adquiridas, que son precisamente las que ocasionan falla en la función visual.

NTX

Dejar un comentario