Arrestada la esposa del capo Héctor Beltrán Leyva

La esposa del capo del narcotráfico Héctor Beltrán Leyva, capturado hace dos años, Clara Elena Laborín, fue arrestada junto con un supuesto operador financiero del cártel que dirigía su marido, informó la Policía Federal.

La captura de las dos personas acusadas de pertenecer a esa organización criminal fue reportada desde Hermosillo, capital del norteño estado de Sonora, fronterizo con Arizona, EEUU.

https://twitter.com/sandra_ov/status/775673649319686144?ref_src=twsrc%5Etfw

Agentes de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía federal), participaron en la operación contra los presuntos operadores financiero del mermado cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Según el reporte policial, la mujer, apodada simplemente como La Señora pertenecía a la cúpula de la organización criminal y tenía bajo sus órdenes directas a Víctor Leonel Piza, alias El Erizo, identificado como el encargado de las operaciones del cartel en el puerto turístico de Acapulco, y otras plazas del estado de Guerrero. Esa organización criminal fundada por varios hermanos del norteño estado de Sinaloa, y fue una mafia dominante durante el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) que entró después a una feroz desintegración: un hermano fue muerto en combate y tres más ya están en la cárcel. Un cártel debilitado La organización comenzó a ser debilitada cuando fue capturado Alfredo, alias El Mochomo, en enero de 2008. En diciembre de 2009, fue liquidado por tropas de las Fuerzas Armadas Arturo, el más violento de todos, quien tenía un ejército personal con logotipos y uniformes, autodenominadas FFA, Fuerzas Federales de Arturo.

Poco después fue capturado Carlos, dos semanas después, el 30 de diciembre de ese año, el menos poderoso de todos los hermanos.

Finalmente, a principios de octubre de 2014 fue sido arrestado Héctor, en Querétaro, junto con su entonces operador financiero, un empresario y líder político del Partido Verde Ecologista de México en ese enclave industrial del centro del país. Héctor Beltrán Leyva, de 51 años, alias El H o El Ingeniero, esposo de la detenida, comandaba la organización de narcotraficantes luego de que su hermano Arturo murió en un enfrentamiento contra tropas federales en Cuernavaca, Morelos, hace casi siete años.

Fueron policías municipales al servicio de un cartel de narcotraficantes que pelea por la herencia del clan Beltrán Leiva en el sur de México, apodados los Guerreros Unidos, los atacantes de un grupo de jóvenes manifestantes la noche del 26 de septiembre de 2014 y la madrugada siguiente, en la ciudad de Iguala, de acuerdo con investigaciones sobre la masacre de estudiantes de la escuela rural de maestros de Ayotizinapa, Guerrero (sur).

La Fiscalía de Guerrero dijo que la orden de la matanza la dio un capo de los Guerreros Unidos, apodado El Chuky, que pelea su lugar en el mapa del narco mexicano en ese estado montañoso, de acuerdo con las pesquisas, que han sido rechazadas por los familiares de las víctimas y cuestionadas por expertos de la Comisión Interamericana de DDHH (CIDH).

Ese relato oficial indica que los narcos y policías aliados primero mataron a seis personas en un ataque a una caravana de autobuses en la ciudad de Iguala, allí dejaron 20 heridos, se llevaron a unos 25 en cinco patrullas policiales, y la lista de desaparecieron subió a 43, pero hasta la fecha solo los restos de un alumno han sido identificados plenamente por análisis de ADN.

Sputnik