Alerta por atentado ralentiza, pero Bruselas sigue sin frenarse

Bruselas.- El tercer día consecutivo de máximo alerta indicando un riesgo “real e inminente” de atentado terrorista ralentizó hoy el ritmo de Bruselas, pero sin frenarlo del todo.

Con el inicio de la semana, escuelas, guarderías y universidades se sumaron a la lista de locales cerrados en la capital.

Sin embargo, varias tiendas, bares y restaurantes estaban abiertos este lunes y, aunque menos concurridos, sí tenían clientes.

“Las operaciones (antiterroristas) continúan, pero la vida también”, aseveró por la mañana el ministro del Interior, Jan Jambon.

También muchas líneas de autobús, los tranvías y los trenes intermunicipales continuaron circulando normalmente y registraron más pasajeros que de costumbre, señal de que los usuarios del metro no se quedaron en casa.

Las estaciones de trenes permanecieron abiertas, incluso las de Luxemburgo y Schuman, que cruza el subterráneo del Parlamento y de la Comisión Europea, respectivamente.

La seguridad en ambos locales ha sido reforzada con la presencia de al menos cuatro militares fuertemente armados, al igual que en la sede del Consejo Europeo, donde se encuentran reunidos los 19 ministros de Finanzas de la zona del euro.

A ejemplo del fin de semana, el ejército montó guardia en los puntos considerados más sensibles de la capital belga, como la Grand Place, edificios gubernamentales, embajadas y sinagogas.

Su presencia se ha convertido en una atracción turística más para los visitantes de Bruselas, que se sacaban “selfies” delante de militares y vehículos blindados estacionados en el centro.

El nivel de la amenaza fue revisado este lunes por el Organismo de Control para el Análisis de la Amenaza (Ocam) y servirá de base para la decisión del gobierno belga de reabrir o no a partir de mañana los servicios cerrados.

El primer ministro, Charles Michel, dará una rueda de prensa este lunes para explicar la evolución de la situación.

Durante el día, otras cinco personas fueron detenidas en operaciones policiales relacionadas con la amenaza de atentado, pero el principal sospechoso, Salah Abdeslam, sigue fugado y en paradero desconocido.

Notimex