19.6 millones de menores en el país viven en la pobreza: Inegi

438

Uno de cada tres mexicanos es menor de edad, lo que implica que niños y adolescentes representan 33 por ciento de toda la población del país. En total, niños y adolescentes suman 39.2 millones, pero la mitad de ellos viven en pobreza, indican datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De toda la población infantil del país, el organismo indicó 3.5 por ciento de los niños de entre 6 y 14 años de edad no asiste a la escuela, 1.9 por ciento de quienes tienen menos de 18 años padecen algún tipo de discapacidad, 4.8 por ciento presentan alguna limitación física (desde el uso de anteojos) y hay 2.5 millones de adolescentes y niños que trabajan (en este último caso los hombres representan 67.4 por ciento).

Por número, el número de niños se ha incrementado en México pero su participación en la población total cayó. Así lo indica la encuesta intercensal que levantó el Inegi el año pasado: “el monto de niños ha aumentado ligeramente en las últimas décadas, aunque su participación porcentual ha disminuido: en 1990 el número de niños ascendía a 37.1 millones pero su proporción respecto del total era de 45.7 por ciento”.

El instituto precisó que más de la mitad de la población menor de 18 años (53.9 por ciento o 21.4 millones) “se encuentra en situación de pobreza multidimensional, entendida como la situación de una persona cuando no tiene garantizado el ejercicio de al menos uno de sus derechos para el desarrollo social y los ingresos percibidos por los miembros del hogar donde reside son insuficientes para adquirir bienes y servicios que requieren para satisfacer sus necesidades”, de acuerdo con información hasta 2014 del Consejo Nacional de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Precisó que de ese grupo de esos niños y adolescentes en pobreza multidimensional, más de la quinta parte (21.4 por ciento o 4.6 millones) viven en condiciones de pobreza extrema, lo que significa que por la carencia de ingresos no pueden comprar ni siquiera alimentos para una nutrición adecuada.

Otro 20.6 por ciento de los niños residen en hogares vulnerables, ya sea porque el ingreso de sus familias es menor o igual al de la línea de bienestar o porque no disfrutan de alguno de sus derechos sociales, principalmente el de seguridad social (6 de cada 10), seguido de la falta de acceso a la alimentación, servicios de salud, vivienda, calidad y espacios suficientes en la misma o bien porque presentan rezago educativo.

Los niños concentran 56.6 de los registros en hospitales por enfermedades intestinales

Los niños y niñas son además quienes concentran el mayor porcentaje de atención en los hospitales por enfermedades infecciosas intestinales al representar 56.6 por ciento del total de registros.

“En el transcurso de 2015 aproximadamente 16 mil niños menores de 5 años murieron por causas evitables o prevenibles, como la diarrea, que es una de las principales enfermedades infecciosas o intestinales y sobre las cuales, las estimaciones internacionales indican que la higiene puede reducir en un 37 por ciento su incidencia, el acceso al agua potable en un 25 por ciento, el acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento en un 32 por ciento y las tres acciones combinadas disminuyen su morbilidad en un 33 por ciento”, alertó el Inegi.

No obstante, también destacó que las cifras de mortalidad infantil van a la baja ya que de 68.4 menores de un año que morían por cada mil nacimientos registrados en 1970, en la actualidad la tasa es de 14.3 decesos y son las localidades de menor tamaño donde se registran más decesos.

De la población de 8 a 17 años, 1.8 por ciento no ha adquirido la habilidad de lectura y escritura y de este porcentaje más de la tercera parte de plano no va a la escuela “por lo que resulta probable que no adquieran dicha habilidad o la adquieran tardíamente”.

El Inegi advirtió que todavía persiste el problema de que los menores de edad no son registrados ante el registro civil, con lo que se atenta a su derecho a la identidad y los coloca en un estado de vulnerabilidad.

Un 4.1 por ciento de los recién nacidos padecen esta situación y aunque 84 por ciento es registrado por sus padres antes de cumplir los seis meses de edad, un 11.3 por ciento fue registrado después de un semestre pero en menos de un año.

La Jornada en Linea

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.