A 100 años de una de las batallas más sangrientas de la Primera Guerra Mundial

398

Las ceremonias para conmemorar el centenario de la batalla más sangrienta de la Primera Guerra Mundial, la batalla del Somme, comenzaron este viernes en el norte de Francia, donde François Hollande se encontró con la familia real británica y David Cameron, ocho días después del Brexit.

Las conmemoraciones comenzaron poco antes de las 7:30 de la mañana, en el recogimiento y la solemnidad, en el cráter de Ovillers-la-Boiselle, justo cuando hace cien años, treinta toneladas de explosivos fueron detonados por los ejércitos británico y francés para dinamitar las defensas alemanas. Esta explosión, que dejó un enorme cráter de unos 91 metros de diámetro, aún visible, marcó el inicio de la ofensiva aliada.

En el mismo momento, se realizaron dos minutos de silencio en Londres, donde la reina participó por la noche en una velada en Westminster. También, se marcó el comienzo de la ofensiva con pitidos de silbato cerca del Parlamento.

En el Somme, el príncipe Carlos, el primer ministro británico David Cameron y el presidente francés François Hollande, cuya asistencia se decidió después del resultado del referéndum británico, rindieron homenaje al mediodía a los 1,2 millones de muertos, heridos o desaparecidos, de todas las nacionalidades, en los cinco meses de esta batalla.

William-Francia-AFP-FRANCOIS-MORI_CLAIMA20160701_0113_17

Cerca del memorial de Thiepval, de 45 metros de alto, erigido en 1932 y donde figuran los nombres de los 72.000 soldados del Reino Unido y de Sudáfrica que murieron en la batalla, los tres representantes leyeron textos sobre “el infierno” de la guerra, los gestos de respeto entre tropas enemigas y la reconstrucción de la posguerra.

Este memorial, el más grande de la Commonwealth en el mundo, atrae cada año a cerca de 150.000 personas, en especial británicos, irlandeses, australianos o canadienses.

El jefe del Estado francés explicó este viernes que con su presencia quería “recordar que es la idea europea la que ha permitido superar las divisiones y las rivalidades entre Estados, y la que nos ha aportado la paz desde hace 70 años”.

Guardias-Thiepval-AFP-STEPHANE-SAKUTIN_CLAIMA20160701_0114_17

El 23 de junio, los británicos votaron en un 52% por una salida del Reino Unido de la Unión Europea, provocando un sismo en la política inglesa y sumiendo a sus socios en la confusión.

Cerca de 600 niños -300 británicos y 300 franceses- participarán en la celebración hoy, retransmitida en directo en el Reino Unido por la BBC.

El 1 de julio de 1916, inicio de la ofensiva, representa el día más sangriento de la historia británica con 20.000 muertos o desaparecidos – la mayoría durante la primera hora – y 40.000 heridos. Para los británicos el Somme ha quedado grabado en su memoria colectiva, como la batalla de Verdún para los franceses.

“Hemos perdido la flor de una generación (…) en muchos aspectos, este día fue el más triste de la larga historia de nuestra nación”, declaró el jueves por la noche el príncipe William al comienzo de una velada militar en el memorial de Thiepval.

“Esta noche reconocemos los fracasos de los gobiernos europeos, incluido el nuestro, para evitar la catástrofe de la guerra mundial”, continuó el príncipe, acompañado de su esposa Kate y su hermano Henry.

Desde hace varios días, ingleses, escoceses, galeses, irlandeses, o incluso canadienses, fueron llegando a la pequeña ciudad de Albert (10.000 habitantes), en el centro de las celebraciones.

“Ya vine en 2014, pero era importante estar aquí este año, por el centenario”, declaró el británico Tony Hunter, que para la ocasión se ha vestido con el uniforme de infantería del 10º regimiento del ejército británico.

AFP

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.